Demanda

El fiscal jefe de Madrid estudia demandar a Michavila por sus críticas

El fiscal jefe de Madrid, Mariano Fernández Bermejo, afirmó ayer que estudiará emprender acciones ante los tribunales contra el ministro de Justicia, José María Michavila, por acusarle de estar 'en rebeldía' frente a los juicios rápidos. El fiscal cree que el ministro hizo esas declaraciones 'con mala intención, y eso tiene un precio'. Fernández Bermejo aseguró que 'el ministro no ha medido bien lo que ha dicho'. Añadió que si responde a Michavila será 'evidentemente en el ámbito de los tribunales. Ese es un tema que me tengo que plantear porque creo que ha cometido un gravísimo error'.

El responsable de libertades públicas del PSOE, Juan Fernando López Aguilar, y el portavoz parlamentario socialista de justicia, Javier Barrero, anunciaron ayer la petición de comparecencia del ministro Michavila para que valore la aplicación de los juicios rápidos en toda España, así como sus acusaciones de boicot al fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia madrileño. Por otra parte, el vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) Félix Pantoja cree que la falta de medios puesta a disposición de la Fiscalía de Madrid para cumplir con la Ley de Juicios Rápidos hace que haya que detraer fiscales de otros ámbitos, como el del derecho de familia, menores o delincuencia económica.

Citaciones por móvil

La Generalitat ha propuesto al Gobierno que se pueda citar a testigos y acusados de causas judiciales a través de teléfono móvil o por mensajero, entre otros cauces, para evitar la suspensión de juicios rápidos e 'inmediatos'.

El director general para la Modernización de la Administración de la Justicia, Alberto Dorrego, informó ayer que durante las primeras 24 horas de funcionamiento de los juicios rápidos en toda España se dictaron diez sentencias y se celebraron 32 juicios de faltas. Asimismo se realizaron 125 citaciones a través del nuevo canal telemático inaugurado el lunes, y que se han incoado hasta 34 diligencias urgentes, por lo que, en su opinión, la Ley de Juicios Rápidos ha tenido un 'comienzo satisfactorio'.