æscaron;ltima

Más empresarios y menos nobles entre los más ricos

Con una fortuna personal superior a los 4.900 millones de libras, unos 7.350 millones de euros, a nadie le extraña que el duque de Westminster siga siendo la persona más rica del Reino Unido. Las posesiones del duque se extienden desde unas humildes 50 hectáreas de propiedad comercial en el corazón de Londres hasta una finca de 75.000 hectáreas en Escocia.

Pero lo novedoso de la lista de los 1.000 más ricos del país, que acaba de publicar el Sunday Times, es la creciente presencia de los plebeyos en los puestos más destacados del ranking. Nada menos que 753 de estos multimillonarios han acumulado su fortuna con su trabajo, frente a los 247 restantes que heredaron su dinero; entre ellos, 141 de la nobleza. La mayoría de estos empresarios amasaron su patrimonio en el negocio de la propiedad inmobiliaria, el verdadero motor de la economía británica. En segundo lugar figura el sector industrial, sobre todo la ingeniería y el acero, seguido por la banca, los seguros y la Bolsa.

Emblemático de la nueva tendencia es el hecho de que una escocesa trabajando en una academia de idiomas de Oporto haya podido acumular una fortuna mayor que la de la reina Isabel II. Se trata de J. K. Rowling, autora de los libros de Harry Potter. Rowling ha ingresado 280 millones de libras (420 millones de euros) por las ventas de sus libros y los derechos cinematográficos, unos 30 millones de libras (45 millones de euros) más de lo que vale la cartera de inversiones y otros ingresos personales de la reina.

Bien es verdad que la colección de arte de la corona está valorada en unos 2.000 millones de libras (3.000 millones de euros), pero estas obras forman parte del patrimonio nacional británico y no de la familia de la soberana. Por otra parte, la última novela de la serie, Harry Potter y el cáliz de fuego, ha sido el libro más vendido en un solo año en la historia de la literatura.

Rowling y la reina Isabel son casos extraordinarios en el ranking, en el que sólo aparecen los nombres de 79 mujeres. En realidad, Rowling ocupa el puesto 122 de la lista y las nueve millonarias que la preceden deben su fortuna a matrimonio o a una herencia.

El empresario Philip Green, de 51 años, se lleva la palma de oro por la fortuna de más rápido crecimiento. El propietario de varios grandes almacenes ha visto su patrimonio personal multiplicarse por dos en el último año, hasta 1.850 millones de libras (2.775 millones de euros). Green también podría presentarse como candidato al título del millonario más excéntrico del año. Suele pasar las tardes jugando al Monopoly con su familia. Pero con dados de oro incrustados de diamantes y en un tablero de piel de cocodrilo.