Beneficios

El BBVA capta 2.000 millones en tres meses con la Libreta Flexible

La competencia por ganar cuota de mercado y aumentar el negocio que compense los menores ingresos por la baja de los tipos de interés y las menores aportaciones en el mercado latinoamericano está llevando al BBVA a centrar gran parte de su actividad en el mercado doméstico, lo mismo que al SCH. No en vano, ambos bancos desde sus respectivas fusiones han perdido cuota, que ha sido ganada por las cajas y por el Banco Popular.

Ante este panorama, el BBVA decidió en octubre del pasado año cambiar su modelo de banca comercial y lanzó servicios financieros personalizados. El objetivo: captar un millón de clientes en tres años bajo el concepto de una banca más personalizada.

Pero, a pesar de este giro, las cajas y el Popular siguieron ganando cuota de mercado a los dos grandes. Ha sido a raíz del lanzamiento en febrero de la Libreta Flexible cuando la red comercial del BBVA ha comenzado a dar un respiro.

BBVA 4,77 0,58%

Este producto, que pretende captar el ahorro más conservador y tradicional del mercado, ha tenido una acogida que ha sorprendido al propio banco. Así, desde su lanzamiento, en febrero de 2003, hasta ahora ha sido contratado por 100.000 clientes, de ellos una gran parte captados de otras entidades financieras, según aseguran fuentes comerciales del BBVA. En este periodo el BBVA ha captado 2.000 millones de euros, lo que supone un ritmo de facturación mensual superior a los 600 millones al mes.

La Libreta Flexible, producto que el BBVA sólo ha comercializado a través de una gestión directa -no ha sido publicitado-, es un depósito con una remuneración que garantiza el 100% de la inversión en todo momento.

Durante los tres primeros meses, ofrece un tipo de interés del 2,25%. Y, a partir del tercer mes, el tipo de interés está en línea con el mercado (está referenciado al euribor), que se actualiza trimestralmente durante toda la vida del depósito. Además, se renueva automáticamente al vencimiento, salvo indicación contraria del cliente. La inversión mínima para su suscripción es de 3.000 euros.

El éxito inesperado de la Libreta Flexible ha llevado al BBVA a calificar este producto de estrella dentro de la gama de depósitos a plazo, y en el que seguirán basando gran parte de su crecimiento. Este producto le permite competir con el fondo de inversión del SCH, Supersatisfacción, que en su primer mes de lanzamiento (junio de 2002) captó 1.000 millones de euros de los inversores más conservadores. El BBVA también ha lanzado el fondo Ranking Garantizado, con el que ha captado, en algo más de un mes, 900 millones de euros.