Franquicias

La neumonía asiática afecta más que la guerra

Mango, Inditex, Dándara, Pressto y Tintoretto son algunas de las cadenas españolas con presencia en Oriente Próximo y en China que están sufriendo las consecuencias, primero de la guerra de Irak y, ahora, de la neumonía asiática que está golpeando aún con más fuerza a los negocios de las franquicias en estos países.

'En Hong Kong, nuestras ventas son un 60% inferiores a las que había el año pasado por estas mismas fechas y en Pekín se han reducido a una cuarta parte en las últimas tres semanas', asegura Isak Halfon, director de expansión de Mango.

La cadena catalana, que cuenta con cuatro franquicias en China y seis más en proyecto, también está presente en Singapur (9 establecimientos), Malaisia (7), Taiwan (10), Indonesia (4) y Tailandia (4), además de Hong Kong (con 5 locales). En el caso de Singapur y Malaisia es en estos últimos días cuando se está empezando a notar un ligero descenso de las ventas. El mayor foco de preocupación es Pekín, donde en breve se pueden empezar a reducir los envíos.

INDITEX 22,54 0,71%

Aunque los planes de aperturas en China siguen adelante, la cadena está planteándose enviar el material de los nuevos locales para que sea el propio franquiciado quien lo instale, en lugar de desplazar desde España al equipo especializado.

Esta situación, que Halfon califica de 'preocupante porque los costes siguen siendo los mismos', llega justo cuando empezaba a remontarse la repercusión de la guerra de Irak en la zona de Oriente Próximo. Mango posee 31 tiendas entre Arabia Saudí (el país con mayor presencia, 10 establecimientos), Emiratos Árabes, Kuwait, Líbano, Omán, Jordania, Qatar y Bahrein. En esta zona se apreció un descenso de las ventas en los días previos a la guerra y fue progresivamente, agudizándose hasta llegar a reducirse, en algún caso, hasta un 65%, aunque ahora ya está remontando de nuevo. El país más afectado fue Kuwait, ya que hubo un misil que cayó en un centro comercial donde Mango tiene una franquicia.

En el caso de Tintoretto (cadena del grupo Induyco), también se está apreciando un mayor impacto en los negocios de las tiendas en China que en las de Oriente Próximo, donde está presente en Arabia Saudí, Líbano y Kuwait. En el caso de China, y aunque desde la matriz española se mantiene una actitud de espera hasta ver cómo evoluciona la situación, se reconoce que se han restringido los desplazamientos a esta zona y que los movimientos internos de la población también han sufrido un cierto bloqueo. Tintoretto cuenta con tres tiendas ubicadas dentro de centros comerciales, unas de las zonas más afectadas por la menor afluencia de público.

En estas dos áreas geográficas también está presente otro de los grandes grupos españoles, Inditex, que acaba de inaugurar su segunda tienda en Singapur con gran éxito de afluencia. Aunque la compañía gallega no tiene presencia en China, sí cuenta con un nutrido grupo de establecimientos en Oriente Próximo: 56 entre Zara, Pull & Bear, Massimo Dutti, Stradivarius, Bershka y Oysho. El comportamiento de estas tiendas, la mayoría de las cuales son franquicias, ha estado 'dentro de lo esperado', según fuentes de la empresa.

Siguen las negociaciones

Quien, en cambio, se ha visto sorprendido por la poca influencia que la guerra de Irak ha tenido en su negocio ha sido la cadena de moda Dándara que acaba de abrir su primera franquicia en Arabia Saudí. Según Ángel Burgueño, director general de la compañía, la única incidencia es que el barco que debía llegar con el mobiliario de la tienda y la ropa llegó a su destino (la ciudad saudí de Al-Khober) con una semana de retraso. Dándara, que mantiene un acuerdo de distribución con el grupo local Adel al-Thani, inauguró este primer establecimiento el pasado 10 de marzo y mantiene negociaciones para extender la marca por otros países del golfo Pérsico. 'En Qatar se abrirá un establecimiento en septiembre y mantenemos negociaciones con grupos locales para entrar en Emiratos Árabes, Líbano y Kuwait', explica Burgueño.

Una de las claves es que la compañía, integrada dentro del grupo textil Spanditex, fabrica para estos países colecciones y prendas específicas, adecuadas a las necesidades de estos mercados.

Pekín tendrá que esperar

La Asociación Española de Franquiciadores (AEF) había apostado este año por China y Singapur como países en los que concentrar sus esfuerzos para facilitar la entrada de cadenas españolas. Sin embargo, las misiones comerciales que se habían organizado de la mano del Icex y a las que iban a acudir enseñas españolas como Trimage o Charanga se han pospuesto hasta el otoño. 'Teníamos previsto acudir a una feria de la franquicia en Pekín a finales de mayo, pero se ha aplazado por culpa de la neumonía atípica', señala Eduardo Abadía, gerente de la AEF. Ahora, ese esfuerzo se desviará hacia otros mercados como Marruecos.

Y es que la epidemia asiática ya ha afectado a las empresas españolas allí instaladas. La cadena de tintorerías Pressto, por ejemplo, ha registrado un descenso del 30% en sus ventas, según explica su presidente, Alfredo Zamora. Pressto cuenta con cuatro establecimientos en Pekín, 'donde más grave es la situación, porque la gente se está retrayendo más para salir a la calle', añade Zamora. Para dar mayor seguridad al cliente, la cadena, que mantiene sus planes de expansión en el país, está reforzando sus sistemas de limpieza con nuevos bactericidas.

La consultora especializada Barbadillo & Asociados, que cuenta con una filial al 50% con un socio local, también está sintiendo los efectos de la enfermedad, aunque en menor medida que otras empresas españolas, ya que su sede está en Shanghai, donde el efecto de la epidemia es menor, señala Santiago Barbadillo.