Fusión

La junta de Dragados pone rumbo a la fusión con ACS

Un año después de la sorpresiva toma de control de Dragados por parte de ACS, producida precisamente en vísperas de la junta general ordinaria de accionistas, el grupo constructor vuelve a citar a sus socios para abrir formalmente el camino a la fusión de ambas empresas.

En abril de 2002 los accionistas acudían a la junta mientras se enteraban por la prensa del desembarco de ACS en el capital y el consejo de administración. Paradójicamente, la asamblea aprobaba unos estatutos defensivos propuestos por el anterior socio de referencia, el SCH, y el ex presidente, Santiago Foncillas, quien no pudo hacer uso de ellos porque tras la junta abandonó su cargo.

Hoy esos estatutos serán modificados de forma radical para eliminar el blindaje y facilitar el camino a la fusión entre ambas empresas. ACS controla, tras su última opa sobre el 10% del capital de Dragados, el 33,5% de esta empresa, pero los estatutos limitan el derecho de voto al 25%, una limitación que ahora desaparece. La norma interna también exigía hasta ahora la formación de mayorías cualificadas del 75% del capital presente o representado en la junta para tomar decisiones clave como la fusión o la escisión, un mecanismo que podía facilitar a accionistas minoritarios forjar minorías de bloqueo.

Según consta en el orden del día de la asamblea, la junta eliminará también las restricciones impuestas igualmente en la junta del pasado año para ser tanto miembro del consejo de administración como presidente de la empresa.

Hasta ahora, y en virtud del blindaje impuesto, para sentarse en el consejo de la empresa era preciso ser accionista de la misma en los últimos tres años y contar con un mínimo de 100 títulos. Este requisito no era exigible en el caso de que el nombramiento se llevase a cabo por cooptación o por la junta a propuesta del consejo.

En cuanto al nombramiento del presidente, las modificaciones de los estatutos sociales aprobados el pasado año, y que ahora se eliminan, fijaban el voto favorable de las dos terceras partes de los miembros del consejo de administración, además de haberse sentado en el mismo al menos durante los cinco años inmediatamente anteriores a la fecha del nombramiento.

La junta de accionistas que Dragados celebrará mañana miércoles será la primera desde la entrada de ACS en su capital, y previsiblemente la última antes de la fusión de ambas cabeceras que la sociedad del también presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, prevé cerrar a finales de este año o comienzos de 2004.

La eventual fusión de ACS y su participada Dragados, prevista para la primera mitad de este ejercicio, creará el primer grupo de construcción y servicios de España. La junta aprobará las cuentas de 2002, año marcado por el saneamiento de varios negocios, sobre todo en el de telecomunicaciones y en la holandesa HBG, que se vendió con minusvalías.