Balance

El beneficio del SCH se reduce un 8,7% por los tipos y las divisas latinoamericanas

El margen de intermediación -diferencia entre ingresos por créditos y costes por depósitos- fue el que peor comportamiento registró hasta marzo, al bajar el 22,85%, hasta los 1.899 millones de euros. El margen ordinario -que incluye comisiones y operaciones financieras- sufrió un recorte del 18,86%, hasta los 3.165,4 millones de euros, en tanto que el de explotación o típico bancario se redujo el 12,57%, hasta 1.369 millones. Esta caída estuvo motivada por el descenso de los ingresos por comisiones, aunque estuvo amortiguada por la mejora de las operaciones financieras.

El SCH obtuvo hasta marzo unas ganancias por operaciones de grupo de 701,3 millones, que suponen un incremento del 978,25%, gracias a la venta del 24,9% del mexicano Santander Serfin al Bank of America. Las plusvalías de esta operación (681 millones) fueron destinadas en su totalidad a la amortización de fondos de comercio en Latinoamérica hasta 4.273 millones de euros.

La inversión crediticia del SCH registró una caída hasta marzo de un 4,45%, hasta los 168.661 millones de euros, mientras que los recursos de clientes en balance lo hicieron en un 10,79% (211.236 millones). Los recursos propios también descenso del 5,22% (19.014,9 millones), con lo que el ratio BIS se situó en el 13,5%.

SANTANDER 3,99 0,54%

Optimismo en Latinoamérica

A pesar de los resultados, el SCH se muestra optimista respecto al futuro e indica que ¢la reducción del spread de riesgo¢ en Iberoamérica, la mejora de las divisas y las ¢significativas¢ entradas de capital ¢evidencian que lo peor ha pasado en la región¢. ¢El dinamismo del grupo, la calidad del crédito, la eficiencia y nuestra sólida base de capital nos permiten ser optimistas de cara a 2003¢, añade el presidente Emilio Botín en un comunicado. Según el director financiero del grupo, Francisco Gómez Roldán, el banco ¢está haciendo una magnífica gestión en lo comercial, gastos y morosidad¢, que queda ¢oculta¢ por la devaluación de las divisas, al minorar el volumen de negocio y reducir el beneficio.

En concreto, el beneficio atribuido a Latinoamérica, donde el grupo se ha centrado en Brasil, México, Chile, Venezuela y Puerto Rico, disminuyó un 13,2% y se situó en 385 millones, después de neutralizar el resultado de Argentina, de manera que su contribución al resultado del grupo es cero. Las cuentas de la región, que han sido compensadas por la mejor evolución de la banca comercial en España, recogen un beneficio de 197 millones en Brasil (-18%), de 158 millones en México (-22,7%) y de 37 millones en Chile (-50,8%). Si se anulase el impacto negativo de las divisas, el beneficio de Iberoamérica crecería un 34,1%, con un aumento del 26% en Brasil, del 8,3% en México y una disminución del 17,3% en Chile.

El contrapunto bancario europeo

El contrapunto de Iberoamérica fue la banca comercial en Europa, que aportó un 48% de los beneficios. La gestión de activos y la banca privada representaron el 9% del beneficio, y la banca mayorista, el 6%. Asimismo, el banco advierte que la depreciación de las divisas latinoamericanas y del dólar frente al euro impide el reflejo de la buena evolución del negocio en esta región. En España, el beneficio atribuido al grupo creció un 14,9% y alcanzó los 212 millones, frente a una caída del 9,1% en el beneficio atribuido al grupo de Banesto por la reducción de la participación con motivo de la OPV que realizó en el banco.