Innovación

AMD se adelanta a Intel con el primer procesador compatible con 32 y 64 bits

AMD ha dado esta semana uno de los pasos más importantes en su desigual competición con Intel con la presentación del nuevo Opteron. 'Es el procesador más importante de la historia de AMD', afirmaba Héctor Ruiz, consejero delegado de la compañía, en una entrevista publicada en el semanario informático Eweek.

La relevancia de Opteron se basa en que es el primer chip del mercado que hace compatible el software de la arquitectura de 32 bits, que se usa actualmente en los ordenadores, y la de 64 bits, el futuro, y en la que se basan los servidores de más alta gama. Esta innovación puede representar un importante avance para la adopción de los 64 bits, ya que supone que los servidores que lo utilicen serán capaces de leer las aplicaciones y sistemas antiguos sin que deban realizarse complicadas y costosas adaptaciones. Así, Opteron soporta la versión de Windows y Linux de 32 bits y al mismo tiempo es capaz de leer complejas aplicaciones empresariales de 64 bits.

AMD ha asegurado que absolutamente todos los fabricantes de equipos se han mostrado interesados en su nueva tecnología, y que la irán introduciendo en su oferta poco a poco.

Pero la gran victoria de AMD es más estratégica que técnica. Esta es la primera vez que la compañía se adelanta con una tecnología a Intel, el líder indiscutible en el mercado de microprocesadores.

AMD arrastra un difícil currículum financiero. En sus 16 años de existencia ha vivido ocho en números negros y otros ocho acumulando pérdidas. El total de los beneficios de la compañía desde finales de 1986 suma unos 350 millones de dólares, una cantidad que Intel gana en seis semanas. Opteron representa así la oportunidad definitiva para ponerse a la altura de su principal y único competidor, según reconoce el propio Ruiz.

Ordenador personal

El primer Opteron tiene una velocidad de 1,8 gigahercios y está pensado para servidores empresariales. Los técnicos dicen que es el equivalente a la gama Xeon de Intel, lo único que estos procesadores no son ambivalentes. Intel cubre su oferta para los servidores de 64 bits con su gama de Itanium 2, pero este chip requiere que se reescriba el código de las aplicaciones pensadas para otras arquitecturas.

La competición de los 64 bits pronto saltará al terreno de la informática personal. Concretamente, en septiembre, cuando AMD lance el Athlon de 64 bits para ordenadores de sobremesa, portátiles y estaciones de trabajo con la misma filosofía de su compatibilidad con las arquitecturas antiguas.

Intel, por su parte, había asegurado que su intención era esperar hasta el final de esta década para introducir la nueva arquitectura en los entornos de sobremesa. La compañía asegura que su tecnología de 32 bits aún puede dar mucho de sí y que puede permitir a los ordenadores personales llegar a funcionar a una velocidad de hasta cuatro gigahercios.

Quizá el anuncio de AMD acelere los planes de Intel. De momento, la compañía ya ha anunciado que está trabajando en mejorar su Itanium 2 para que funcione más fácilmente con los 32 bits.