Adquisición

Caixa Catalunya compra un 3% de Gas Natural y refuerza la posición de Brufau

Caixa Catalunya ha comprado un 3% de Gas Natural por 215 millones de euros cuando la empresa gasística está inmersa en un complejo proceso tras el lanzamiento de una opa a Iberdrola, que la eléctrica considera hostil. Según medios consultados, la decisión de la entidad financiera catalana, en la que el PSC-PSOE tiene un elevado peso, refuerza la posición del presidente de Gas Natural, Antoni Brufau, frente a otros socios de su compañía. Y básicamente frente a Repsol YPF, su segundo accionista, que se ha mostrado contrario a la operación.

La transacción se ha realizado mediante diversas operaciones de compra de títulos en el mercado bursátil español, que se han materializado durante las tres últimas semanas. Caixa Catalunya informó ayer que la inversión tiene como objetivo contar con 'una presencia significativa en una compañía como Gas Natural, que está desarrollando una sólida estrategia de crecimiento y rentabilidad, con aumento de dos dígitos en su beneficio neto consolidado'. Con estas manifestaciones, la entidad que preside Serra Ramoneda, pese a ser competidora de La Caixa, respaldaba además la gestión de Brufau.

Y, en esta línea, subrayaba que Gas Natural fue en el año 2002, por cuarto ejercicio consecutivo, la empresa de su actividad de todo el mundo que más aumentó su número de clientes. Cuenta, se añade, 'con un mayor potencial de crecimiento en gas y electricidad'. No obstante, se reconoce que las compras se han realizado en el marco de una situación bursátil que ha permitido 'optimizar' los precios, debido al descenso de las acciones de Gas Natural tras el anuncio de la oferta pública lanzada sobre la segunda eléctrica española.

Las acciones de Gas Natural subieron ayer un 1,56% y cerraron en su nivel más alto desde la presentación de la opa (16,95 euros), lo que mejora la valoración de la contraprestación ofrecida por las acciones de Iberdrola.

Caixa Catalunya, que no pedirá puesto en el consejo de administración de la empresa gasística, informó a La Caixa de sus adquisiciones.

Y pese a que no vaya a contar con consejeros, la entrada de Caixa Catalunya en el accionariado de Gas Natural puede suponer un refuerzo para Brufau en un futuro próximo. Y especialmente en momentos como la votación de la ampliación de capital, que será necesaria para financiar la opa, en caso que siga adelante. Ese respaldo podría ser más decisivo si Repsol YPF y el BBVA, que cuentan con el 27% de las acciones, mantienen su posición opuesta a la oferta sobre Iberdrola.

Incluso, más adelante aumentaría el blindaje de la gasística ante una posible operación hostil. Como señaló semanas atrás el presidente de Fenosa, Antonio Basagoiti, con el movimiento de Gas Natural se ha abierto un proceso de cambios en el sector energético.

Críticas

Por otro lado, la plantilla de Iberdrola se ha retratado ante la Comisión Nacional de la Energía (CNE) sobre la oferta presentada por Gas Natural y le ha mostrado su opinión contraria a la propuesta de la compañía catalana. Los sindicatos con representación en la eléctrica enviaron ayer una carta al organismo en la que muestran su preocupación por las incertidumbres laborales que se pueden derivar de las desinversiones anunciadas y por 'la nueva estructura jurídico-financiera del nuevo grupo industrial que se pretende constituir'.

En la carta, firmada por UGT, SIE, ASCI, CC OO, ELA y USO, estiman que la viabilidad empresarial de la operación 'es bastante dudosa' para soportar los retos industriales 'que la sociedad española está demandando en el ámbito gasístico y eléctrico'. Las centrales temen también un 'frenazo' en la creación de empleos.