Swiss Post ensaya en España la expansión a través de la franquicia

Swiss Post, el correo oficial suizo, ha puesto en marcha un proceso de internacionalización y diversificación que incluye la entrada en nuevos mercados a través del sistema de franquicia. España ha sido el país elegido para ensayar esta fórmula que centra su negocio en aquellos segmentos de mercado que ya están liberalizados, como el envío de material publicitario y de libros.

La progresiva liberalización del correo ha permitido que Swiss Post International se instale en España dentro del proceso de internacionalización y diversificación que tiene en marcha y que ya le ha llevado a la adquisición de varias compañías en otros países. En el caso de España se trata de una fórmula novedosa basada en el régimen de franquicia, para lo que cuenta con un socio local, la empresa ABC Mail (participada en un 85% por la compañía holandesa Allied Bussines y en un 15% por el empresario español Damián Ríos), que tiene la exclusiva de la franquicia para el mercado español.

Esta iniciativa servirá de prueba piloto para posteriores desarrollos en otros países, asegura Damián Ríos, director general de Swiss Post España.

De momento, la compañía sólo distribuye materiales incluidos en los segmentos de mercado que ya han sido liberalizados como son los libros y los envíos de publicidad. Por tanto, sus clientes son principalmente las empresas de marketing, compañías exportadoras y aquellas que quieran implantarse o comercializar sus productos en otros países.

Swiss Post se encarga de clasificar las cartas y enviarlas por avión al país de destino donde es el correo oficial el que realiza la distribución local. Según Damián Ríos, la ventaja que ofrece la franquicia es el precio, ya que resulta más barato que los canales habituales, entre otros motivos 'porque nosotros cobramos el peso exacto de la mercancía' en vez de fijar el precio por tramos, como hace Correos.

La empresa tiene la sede central en Madrid y cuenta con una sucursal en Barcelona, pero está estudiando la posibilidad de abrir oficinas en otras ciudades, aunque en este caso podría realizarse en régimen de franquicias, ya que cuenta con el máster (exclusividad) para todo el mercado español. Las zonas en las que proyecta implantarse con este sistema son Galicia, Málaga, Bilbao y Valencia, comenta el director general.

La empresa, que ha realizado una inversión inicial de unos 150.000 euros para el sistema informático, espera facturar este año alrededor de 2,7 millones de euros.

La toma de decisión de entrar en el mercado español se ha producido con la progresiva adaptación de la ley española a la liberalización del sector. La Ley Postal de 1998 no permitía que un operador privado comercializara cartas o tarjetas con un peso inferior a los 350 gramos, pero con la nueva norma que entró en vigor recientemente, este peso se ha rebajado hasta los 100 gramos. En el caso de los envíos de publicidad, tanto la ley anterior como la actual permiten a los operadores privados la comercialización sin ninguna restricción de peso.

Swiss Post ya está presente en Italia, Francia, Austria, Reino Unido y EE UU, donde adquirió Priority Post, una de las mayores empresas de reparto. Pero hasta ahora no había ensayado el sistema de franquicia en ningún otro mercado.