Subastas

Gas Natural prevé varias subastas para vender activos en su opa por Iberdrola

Aunque el plan definitivo de desinversiones lo fijarán las autoridades de la Competencia y el Ejecutivo, Gas Natural tiene perfilado el programa de ventas que conlleva la oferta pública de adquisición que ha lanzado sobre Iberdrola. Ese plan, que tiene como referencia las condiciones y observaciones realizadas por el Gobierno en operaciones anteriores, contempla la enajenación por separado de los activos que saldrán al mercado por la citada opa.

Con ese sistema, que reduce sensiblemente la prima de riesgo, se logran mayores ingresos. Por ello se proyectan subastas independientes, aunque una misma empresa pueda acudir a varias licitaciones. Gas Natural presentó una plan de desinversiones por 5.000 millones de euros.

Fuentes próximas a esa operación reiteran que el diseño final está en manos de Competencia, pero que el método transparente que defienden tanto el tribunal como Economía permite alcanzar un importe más elevado por las transacciones. Nadie está obligado a vender por debajo del valor real de los activos, añaden.

NATURGY 27,78 -0,96%

Ese factor, junto a las sinergias que prevé obtener por la integración de las dos compañías (informe realizado por Boston Consulting), les permite asegurar que el valor del grupo resultante estará entre 21.000 y 22.000 millones de euros. Por ello, las mismas fuentes rechazan que la nueva compañía, si la opa se materializa, vaya a tener un valor inferior al actual de Iberdrola. 'Si fuera así, no plantearíamos la integración: la reducción de valor no se produce en ninguno de los escenarios posibles'.

Respecto al empeoramiento de la estructura financiera, otra de las críticas que se hacen a la transacción, medios próximos a Gas Natural añaden que el apalancamiento (relación entre deuda neta y los recursos propios más deuda neta) será más elevada, pero sólo en los días siguientes al cierre de la opa. Y sólo alcanzará el 67% a corto plazo, frente al 57% actual de Iberdrola, en el caso de que a la opa acuda el 100% de los accionistas de la eléctrica.

Además se indica que la nueva compañía contaría con participaciones de rápida venta en Bolsa, como las acciones de Repsol, Electricidade de Portugal (EDP) o Enagás. Los ingresos se elevarían a unos 2.000 millones que se destinarían a recortar deuda.

Además los responsables de esta operación se sienten optimistas por la referencia marcada por Naturcorp, pese a que en esa operación la venta de activos ha sido conjunta. 'Se ha marcado un precedente positivo en la valoración de determinados activos, ya que el precio pagado por cliente en gas se ha elevado a 2.100 euros por cliente'. Y en esta línea se recuerda que Gas Natural ha ofrecido al Servicio de Competencia colocar 750.000 clientes.

Modelo alemán

Dentro de esta batalla surgida tras la opa, que Iberdrola considera hostil, en medios próximos a esa operación se rechaza además otra de las objeciones realizadas: que la empresa resultante aumente su riesgo en América Latina y que dependa más de la regulación oficial.

En el continente americano, el objetivo es mantener el crecimiento orgánico sin aumentar el riesgo en Brasil y México, países en los que las dos empresas tienen activos que ya producen retornos por las inversiones realizadas. En Argentina y Colombia, la estrategia pasaría por mantener posiciones, mientras que se pondrían a la venta otras participaciones en las que no hay una masa crítica que recomiende su mantenimiento.

Pero lo que más defienden los responsables de la oferta es su sentido industrial, tema que unen a la capacidad para generar valor a los accionistas. El modelo es similar al de la operación de Eon y Ruhrgas en Alemania, que ha creado una empresa que, entre otras fortalezas, tiene un poder de compra de gas equivalente al 60% del mercado germano. Y se sigue en Bélgica, con Electrabel y Distrigaz; en Portugal, con EDP y Galp; mientras que en Francia no se descarta una operación similar entre EDF y Gaz de France, previa a la privatización.