_
_
_
_
_
Perspectiva

L'Oréal prevé que sus resultados crezcan un 10% este ejercicio

El grupo L'Oréal centrará su estrategia para los próximos años en los márgenes en vez la facturación, lo que le permitirá cerrar el ejercicio 2003 con un crecimiento del resultado por encima del 10%, según comentó ayer el presidente de la compañía, Lindsay Owen-Jones.

El líder de la cosmética y la peluquería no prevé que la guerra tenga un impacto directo en su actividad, ya que su negocio en la zona es poco relevante para el conjunto de la compañía, aunque 'sí se aprecia una menor afluencia de gente en los aeropuertos y se vende menos', según comento ayer el presidente de la multinacional Lindsay Owen-Jones. Sin embargo, no espera que esta situación afecte al resultado neto operativo del grupo que 'a pesar de las dificultades y por decimonoveno año consecutivo crecerá dos dígitos', comentó.

Para lograr este objetivo centrará su estrategia en el largo plazo y en la mejora continua de márgenes en vez de concentrar sus esfuerzos en el incremento de la facturación. También apostará por nuevos segmentos de mercado como el público más joven (con menos de 30 años) y los hombres, para quienes se está lanzando nuevos productos tanto capilares como cosméticos. Al mismo tiempo, la multinacional francesa potenciará sus negocios en los países emergentes, sobre todo en China y en los de Europa del Este, donde existe un fuerte potencial de crecimiento.

Owen-Jones dijo que la cosmética y productos capilares es un mercado en constante expansión con un crecimiento medio en los últimos 10 años del 4,8%. L'Oréal ha situado siempre sus cifras por encima de estos porcentajes.

Sin embargo, el gran desafío al que se ha enfrentado el grupo ha sido los tipos de cambio que han penalizado tanto el volumen de negocio como el resultado. En 2002 L'Oréal alcanzó un volumen de negocio de 14.288 millones de euros, un 4% más que el año anterior, que hubiera sido un 8,9% más sin contar los efectos cambiarios.

Respecto a la evolución del primer trimestre del año, la compañía ha logrado un volumen de negocio de 3.680 millones de euros, que en datos comparables se eleva a 10,4%, aunque por efecto de los cambios de moneda retrocede un 1,1% sobre el mismo periodo de 2002.

Owen-Jones criticó la compra de Wella por Procter & Gamble, a quien acusó de falta de innovación. En cuanto a la posible compra de Nivea por parte de L'Oréal, no quiso pronunciarse aunque comentó que 'nuestra política de adquisiciones siempre ha sido muy selectiva y lo seguirá siendo'.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_