_
_
_
_
_
Guerra en Irak

Las perspectivas mejoran para el sector de defensa, aunque sigue por debajo del mercado

Los fabricantes de armamento se perfilarían como unos claros beneficiados de las tensiones bélicas que han marcado la evolución de los mercados este ejercicio. Estas compañías, no obstante, distan de reflejar un comportamiento ejemplar en Bolsa y evolucionan peor que el mercado.

El índice especializado en defensa elaborado por Bloomberg sí aprovechó el fuerte rebote que caracterizó a las Bolsas en los seis días previos al conflicto, pero desde entonces las pérdidas han vuelto a ser la nota dominante. El sector pierde el 2,65% desde el 19 de marzo, madrugada en la que se inició la guerra. Este comportamiento ha llevado a las empresas de defensa a ahondar las caídas anuales, que alcanzan ya el 13,1%. Esta evolución es bastante peor que el mercado y contrasta con un comportamiento plano del S&P 500 o la subida del 4,3% del Nasdaq.

Los analistas de Credit Suisse First Boston consideran que el sector posee un importante potencial de crecimiento. En opinión de estos expertos, estas compañías se beneficiarán de la tendencia alcista que está experimentando el presupuesto de defensa, incluso sin tener en cuenta los 62.600 millones de dólares adicionales que ha solicitado el Gobierno de Bush.

El presupuesto para 2003 alcanzó un récord de 393.000 millones de dólares, lo que supuso el mayor aumento desde 1995. Las propuestas para estas partidas en los próximos años estiman un crecimiento anual del 5,8% hasta 2009, y Credit Suisse apuesta por ver estos aumentos. La firma señala, además, que los contratistas se beneficiarán especialmente del fuerte gasto en defensa electrónica previsto para los próximos años con el objetivo de modernizar los equipos de los años ochenta.

El sector, con todo, sigue sin repuntar en Bolsa. 'Este comportamiento no debe sorprender. Tradicionalmente las empresas de defensa bajan cuando empiezan los conflictos', indica Christopher Mecray, de Deutsche Bank North America. En opinión de este experto, el mercado mira más allá y teme que el sector se comporte peor que el mercado una vez finalizada la guerra. Considera que dificultades en Irak o el estallido de otras tensiones bélicas, por ejemplo en Corea, sí ayudarían al sector. Noticias del avance de tropas en Bagdad permitieron que el sector avanzara ayer. Subía el 1,65% a poco del cierre.

Otros expertos señalan que el aumento del déficit como consecuencia de las elevadas partidas de defensa comienza a provocar preocupación. Por ello, algunos no descartan que el gasto en defensa empiece a congelarse si la crisis económica empeora.

Credit Suisse First Boston tiene otra explicación. Considera que el pobre comportamiento del sector se explica en parte por el papel que han jugado los fondos de crecimiento en los últimos años. La firma destaca que desde junio de 2002 estos fondos han desecho posiciones y prevé que a partir de ahora su menor presencia permitirá que las empresas de defensa despeguen en Bolsa.

La firma de análisis sostiene, además, que el sector de defensa cotiza con valoraciones atractivas con respecto a otros periodos caracterizados por el reforzamiento militar, una opinión que comparten desde SG Cowen Securities. La industria cotiza con un PER (relación entre precio y beneficio) de 13,4 frente al 26,6 de la época de Reagan.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_