Comunicación

La CE autoriza la fusión de las dos televisiones por satélite de Italia

El magnate australiano Ruper Murdoch obtuvo ayer el visto bueno de la Comisión Europea para disfrutar en Italia de un monopolio de facto en el mercado de la televisión de pago por vía satélite. 'La evolución de este mercado demuestra que en muchos países no hay espacio para dos plataformas', indicó ayer el comisario de Competencia, Mario Monti, al anunciar su visto bueno con condiciones a la fusión de Telepiú y Stream, las dos plataformas que operan en Italia.

Monti afirmó que la prohibición de la operación hubiera abocado también a un monopolio, porque una de las dos plataformas, probablemente Stream, hubiera quebrado. Ninguna de las dos ha logrado nunca obtener beneficios, según la Comisión. El antiguo monopolio telefónico, Telecom Italia, presente ya en Stream, mantendrá una participación del 19,9% en la nueva plataforma, controlada por la compañía de Murdoch, Newscorp.

Condiciones

'No ha sido sencillo finalizar el estudio de este caso', reconoció Monti. El comisario confía en que las condiciones impuestas a la compañía de Murdoch faciliten en el futuro la hipotética incorporación al mercado de un competidor.

Para ello, los contratos exclusivos de la nueva plataforma con las principales distribuidoras cinematográficas para el estreno de películas no deberán exceder los tres años de duración, y en ningún caso afectarán a la distribución del film por otros canales (terrestre, cable o Internet). Newscorp tampoco podrá impedir la venta de los derechos de reestreno a un potencial competidor por satélite.

Contratos

La duración de los contratos con los clubes de fútbol para la retransmisión de los principales encuentros se limitará igualmente a dos años.

Además, Murdoch deberá permitir el acceso a su plataforma a futuros competidores, ahorrándoles el coste económico y temporal de desarrollar una infraestructura propia. Cualquier rival tendrá derecho al uso bajo licencia, y en condiciones equitativas y no discriminatorias, de los codificadores de Newscorp.

La autoridad italiana de comunicaciones vigilará el cumplimiento de estos compromisos, vigentes hasta el 31 de diciembre de 2011.

Newscorp también renunciará a las inversiones de Telepiú en el sector de la difusión terrestre, tanto digital como analógica.

Monti aseguró ayer que las condiciones pactadas con la compañía de Murdoch han superado el límite que se negaron a aceptar en su día las empresas alemanas Kirch y Bertelsmann. Su antecesor en el cargo, Karel van Miert, prohibió la fusión de las dos plataformas en 1998. El grupo Kirch quebraba cuatro años después.

Bruselas exige el fin de los avales públicos de EDF

La Comisión Europea inició ayer un procedimiento de investigación sobre los avales ilimitados que el Estado francés otorga a æpermil;lectricité de France (EDF) desde el momento de su creación (1946). El monopolio público del sector eléctrico en el país vecino ha operado desde entonces con una garantía estatal que hacía imposible su quiebra. La liberalización de los mercados energéticos comunitarios y la presencia de EDF en varios Estados miembros (entre ellos España) han convertido ese aval, a juicio de la Comisión, en una ventaja desleal hacia sus posibles competidores. La compañía gala puede obtener, por ejemplo, una financiación más barata gracias al bajo riesgo que comporta para sus acreedores.

En octubre de 2002 la Comisión propuso al Gobierno francés que suprimiera voluntariamente el aval. Bruselas y París acaban de alcanzar precisamente un acuerdo informal para eliminar el aval estatal a la filial comercial de un banco público. Pero, en el caso de EDF, la Comisión ha debido recurrir a la apertura de un procedimiento formal de investigación. Bruselas recuerda que no se trata de pedir la recuperación de ayudas, porque el aval ya estaba en vigor antes de la fundación de la Comunidad Europea.