_
_
_
_
Sanidad

Los sitios web más saludables

Internet cuenta con una ingente cantidad de información sobre salud. La cuestión es cómo distinguir la que reúne unas mínimas garantías de calidad. 'Cinco Días' ha analizado las 10 web españolas más importantes y las ha aprobado, pero sin nota

Los internautas son ávidos consumidores de información de salud. Consciente de ello, la Unión Europea (UE) decidió recientemente elaborar unos mínimos criterios de calidad que garanticen la credibilidad de los sitios web de salud. Se trata de que, por un lado, las personas que naveguen por Internet conozcan los parámetros que sirven para distinguir un buen sitio web de salud de otro malo y, por otro, de que estos criterios sirvan de guía para los proveedores de este tipo de sitios web.

Para Ángel Hernández Borges, médico del Hospital Universitario de Canarias y miembro del consejo de la organización internacional iHealth Coalition, 'Internet es una plataforma de publicación en la que se puede encontrar todo tipo de información en todos los rangos de calidad y en todos los rangos de seguridad'. Hay información buena y mala, pero 'las ventajas que aporta la Red son más que los inconvenientes', señala Hernández.

'Ayuda siempre, pero hay que filtrar muy bien la información', dice, por su parte, Jesús Lago, de la junta directiva del Colegio de Médicos de Madrid. Ciertamente hay muy diversas fuentes de información médica a disposición del público, pero 'hay artículos escritos por gente poco documentada en alguna revista del corazón que a veces pueden hacer daño al paciente y nadie se echa las manos a la cabeza porque eso ocurra. Siempre es bueno que un paciente tenga el máximo de información, sea por la vía que sea'.

La UE estima que hay unos 100.000 sitios web con información de salud y ha establecido unos criterios que deben cumplir para ser fiables Más de la mitad de las webs analizadas presentan problemas de accesibilidad, especialmente para personas con dificultades visuales

La Comisión de la Unión Europea resalta en su comunicación Criterios de calidad para los sitios web relacionados con la salud que estos sitios están entre los más visitados y estima que hay más de 100.000 webs con información de salud. Estos criterios deben aplicarse, además de la legislación vigente en la UE. Han sido desarrollados tras un amplio proceso de consulta con representantes de webs de salud públicos y privados, de proveedores de información, de funcionarios, de organizaciones internacionales y de otros integrantes de la industria.

Son seis criterios: transparencia y honestidad, autoría, privacidad y protección de datos, actualización de la información, responsabilidad y accesibilidad.

La transparencia y la honestidad implican que figuren claramente los datos de identificación del proveedor y el propósito del sitio web. Además es necesario definir la audiencia objetivo, por ejemplo, si es a profesionales de la salud o a legos. Las fuentes de financiación del sitio también han de ser transparentes.

La autoría significa que deben establecerse de forma patente todas las fuentes para toda la información proporcionada, junto con las fechas de publicación de la fuente. Es necesario mostrar el nombre y las credenciales de todos los proveedores de información.

El tercer criterio supone la implantación de una política de privacidad y de protección de datos, incluyendo el tratamiento de datos invisible para los usuarios (por ejemplo, cookies). Los datos personales sobre salud están especialmente protegidos en la Unión Europea.

También los administradores de los sitios han de actualizar regularmente la información del sitio, mostrado la fecha de actualización para cada asunto relevante, y han de comprobar regularmente la relevancia de los contenidos.

En quinto lugar, es esencial establecer una política de responsabilidad adecuada. No sólo cuando se proporcionen respuestas a las consultas de los usuarios, sino también cuando se incluyan enlaces, que sólo deben hacerse con sitios web de confianza que sean respetuosos con códigos de buenas prácticas. En este apartado se incluye la fijación de una política editorial con especificación de los procedimientos usados para seleccionar los contenidos.

Por último, es necesario que el sitio sea accesible y fácil de navegar, incluso para personas con discapacidades, incluyendo las sensoriales y las dificultades de aprendizaje. La presentación y el contenido de la información debe ser apropiados para la audiencia objetivo elegida.

Cinco Días ha realizado un análisis de 10 sitios web españoles con información de salud para comprobar si cumplen o no con los seis criterios de calidad que propugna la UE. El resultado es que aprueban, pero sin nota. Se han aplicado tres tests, con puntuaciones de 0 a 10. El primer test es Discern, elaborado por el centro británico de calidad para la información de salud. En www.discern.org.uk pueden consultarse los detalles. Es un instrumento que consta de 16 preguntas específicas que permiten evaluar la fiabilidad de una publicación sobre salud. El sitio web español Centromedicovirtual ha obtenido la mayor puntuación (6,6), seguido de Medicodirecto y de Lasalud (6,4); la peor puntuación es la de Viasalus (5,1). En estos sitios puede encontrarse cómo funciona un determinado tratamiento e incluso conocer algunos de sus riesgos, pero nunca dicen qué ocurriría si deja su enfermedad sin tratar.

La segunda prueba aplicada es un test complementario de elaboración propia que recoge aspectos de los criterios de calidad propugnados por la UE que no se incluyen en el primer test citado. Contiene cuestiones tales como si establece claramente la política de privacidad o si figuran los nombres y credenciales de todos los proveedores de información. Si hay un grupo mixto de autores, por ejemplo médicos y periodistas, es fundamental especificar quién ha redactado cada artículo. Un error muy común es que no podrá encontrar la política editorial del sitio que explique los procedimientos usados para seleccionar los contenidos. En este test complementario los resultados nunca superan el notable. Lasalud encabeza la clasificación con un 7,8, seguido de Medicodirecto con un 7,3; Adeslas, Canalsalud y Viasalus cierran la tabla con un 6.

En tercer lugar, se ha empleado el Test de Accesibilidad Web (TAW), diseñado para verificar si cualquiera puede acceder a la información, incluso las personas con dificultades de aprendizaje o con discapacidades. TAW, disponible en ww.tawdis.net, es uno de los mejores test en castellano y consiste en un pequeño software que lee la página web que se quiere analizar y verifica la existencia de errores de forma automática. TAW da un resumen final donde dice si el sitio es accesible o no, y lista los problemas de accesibilidad que el sistema ha localizado.

Más de la mitad de los sitios analizados no son accesibles. Las propias páginas de inicio contienen secciones enteras invisibles para los programas de lectura para ciegos, simplemente porque el enlace a la sección se hace pulsando sobre una imagen sin texto y sin marcadores alternativos que pueda interpretar el programa.

Pero ni siquiera los que resultan accesibles tras la revisión automática de TAW están libres de problemas, porque una revisión manual revela errores que el sistema automático no es capaz de detectar. Así, Saludalia y Viasalus, accesibles según TAW, presentan errores importantes en la revisión manual. Por ejemplo, hay fotografías sin una descripción alternativa de texto. Un anciano con dificultades visuales que emplee la función de lupa para ampliar la pantalla se perderá la información contenida en el gráfico. Entre todas las compañías destaca Sanitas, cuyo sitio web resulta accesible según TAW, pero que además cuenta con una versión reducida para discapacitados que es completamente accesible. Queda mucho por mejorar.

Poca información en las páginas públicas

Tal vez le acaben de diagnosticar un cáncer de piel y quiera conocer los mejores tratamientos. Quizás piense que visitando la web del Ministerio de Sanidad y Consumo podrá encontrar información al respecto. Se desilusionará. Dentro de su sección de información al ciudadano podrá averiguar cómo es la organización sanitaria, consultar un directorio o buscar ayudas y subvenciones. También ilustran sobre procedimientos administrativos legales en materia sanitaria, pero nada del cáncer de piel.La mayoría de las webs de las Administraciones (Ministerio de Sanidad y consejerías correspondientes de las autonomías) no dan información sobre temas concretos de salud. Recogen la estructura de su organización, subvenciones y normativas sanitarias, pero en muchos casos no explican cómo renovar la tarjeta sanitaria cuando se cambia de domicilio.En tres autonomías, Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía, se preocupan más por la educación sanitaria. Por ejemplo, en el sitio de la primera hay una biblioteca virtual con libros y revistas que pueden descargarse; la Junta de Andalucía en su portal de salud edita un par de revistas. En la Generalitat de Cataluña hay información sanitaria específica para jóvenes y ancianos. Por detrás de ellas están las comunidades de Madrid y de Navarra, que ofrecen algunos consejos de salud, y Extremadura con una revista digital.Por contra, en las webs de las Administraciones de otros países -EE UU, Canadá y algunos de la UE- cuelgan datos concretos de salud, con protocolos de atención y consejos prácticos. 'Posiblemente el Internet sanitario español lleve un retraso de cuatro o cinco años respecto al de países como EE UU', dice Ángel Hernández Borges, miembro del Consejo de iHealth Coalition. Esta pobre situación puede mejorar en unos años, cuando las Administraciones se den cuenta de que Internet es una vía de educación sanitaria muy poderosa. 'La educación siempre aporta decisiones más lógicas y a la larga ahorra dinero', concluye.

Diversas fuentes de ingresos

Son diversas las fuentes de ingresos de los sitios web de salud analizados. En algún caso simplemente se trata de fidelizar a sus clientes. Adeslas es una aseguradora de salud con información sanitaria en su sección Tu salud. Sanitas tiene una sección similar, pero además a través de Doctor Virtual admite consultas online de pago: un euro para socios y 30 euros para usuarios registrados no socios.Pocas parece que vivan sólo de los ingresos publicitarios. Canalsalud, editado por Telemedicina World, tiene publicidad, así como enlaces a tiendas electrónicas de libros, dietética y cosméticos. Un caso similar es Diariomedico.com, del grupo Recoletos, que ofrece contenidos en abierto con publicidad y enlaces a librerías en línea para completar las suscripciones de pago de la edición impresa.Otros combinan la publicidad con los servicios médicos online de pago. En el portal de salud del grupo Eresmas, Saludalia, hay publicidad y además tiene un servicio de pago (12 euros), El médico responde. También Viasalus, cuyo principal accionista es la Generalitat, incluye banners (recuadros publicitarios) y ofrece una consulta en línea respondida por el equipo de Agrupación Mutua. Por su parte, Encasodeduda.com, de Clikee Diseño Web, tiene publicidad y ofrece alojamiento web.Un supuesto aparte es el portal-buscador Lasalud.com, de Medicalred, que no incorpora banners. Medicalred es una compañía dedicada a la creación de contenidos sanitarios y de sitios web de salud, y parece que Lasalud.com es un botón de muestra de lo que son capaces de hacer en ese campo.Otra vía para obtener ingresos es centrarse en los servicios médicos online. Centro Médico Virtual, del grupo Credit Suisse, contrata los contenidos a ACV Ediciones y se centra en cobrar por servicios prestados a distancia, como la segunda opinión médica y la selección de especialistas y centros hospitalarios. Medicodirecto.com también cobra por servicios médicos en línea y tiene enlaces a librerías electrónicas.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_