Balance

Las cuentas de Vivendi sufrieron en 2002 el mayor golpe de la historia empresarial francesa

Vivendi Universal, el segundo grupo mundial de medios de comunicación, se suma a la golpeada France Télécom, que en plena reestructuración anunció ayer pérdidas de 20.700 millones. Hoy, el grupo de medios de comunicación ha confesado las suyas, las más cuantiosas del panorama francés, al ascender a 23.300 millones, casi el doble de los 13.100 millones previstos por los expertos. La dirección ha atribuido estos "numeros rojos" a extraordinarios y amortizaciones del fondo de comercio. Excluyendo estas cargas, la pérdida fue de 514 millones.

Vivendi se ha apresurado a acompañar el dato de una perspectiva relativamente optimista de aquí a final de año, diciendo que espera adelgazar su deuda por debajo de los 11.000 millones tras reducirla en 24.800 millones el año pasado. La venta de activos ascenderá éste a 7.000 millones, tal y como anunció a finales de 2002 la compañía. El grupo ya estudia la posibilidad de desprenderse del negocio de entretenimiento estadounidense y el presidente Jean-René Fourtou ha reconocido que negocia con el grupo Viacom, propietario de Paramount y CBS, la posible venta de dicha división.

En el tercer trimestre, Vivendi registró una pérdida neta de 1.234 millones, un 23,3% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. "2002 ha sido un año extremadamente difícil. 2003 será un año de transición con un progreso financiero y económico. Será en 2004 cuando veamos los resultados de las actuaciones estratégicas que hemos aplicado", explicó Fourtou.