Déficit público

Montoro asegura que España logró el equilibrio presupuestario en 2002

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha anunciado hoy que 2002 terminó con equilibrio presupuestario, ya que en términos de contabilidad nacional hubo un déficit del 0,07% del PIB, que equivale a unas cuentas públicas equilibradas por segundo año consecutivo.

En la presentación del cierre de las cuentas públicas correspondiente al pasado ejercicio, ha asegurado que la Administración Central tuvo un superávit del 0,23% del PIB, resultado de un saldo favorable de la Seguridad Social del 0,7% y de un déficit del Estado y de los organismos autónomos del 0,47%, mientras que los entes territoriales tuvieron un saldo negativo del 0,3%.

El ministro ha atribuido parte del déficit del Estado a los gastos para hacer frente a los daños ocasionados por el hundimiento del Prestige, que supusieron un desembolso de 264 millones de euros (0,04% del PIB) en 2002, y que Bruselas ha autorizado a España a no computar dentro del Programa de Estabilidad al considerarlos excepcionales, de forma que el resultado final se hubiera situado en el 0,03% del PIB.

Por otro lado, en el conjunto de 2002, los recursos (ingresos) no financieros ascendieron a 279.131 millones de euros (+7,7%), mientras los empleos (gastos) no financieros se elevaron a 279.597 millones (+7,5%), lo que genera una necesidad de financiación de 466 millones de euros. El superávit primario (que no tiene en cuenta los intereses, que ascendieron a 19.781 millones de euros) superó los 19.300 millones, el 2,8% del PIB.

A la vista de estos datos, el titular de Hacienda ha recordado que se ha cumplido la previsión de ingresos contenida en los Presupuestos de 2002, que en el caso de las inversiones suponen un "record histórico", al cerrar con una ejecución del 93,5%. En términos de caja, el déficit público disminuyó un 8,94% en 2002, hasta los 2.626 millones de euros, frente a los 2.800 millones de 2001. Este resultado es consecuencia de un incremento del 7,1 por ciento de la la recaudación del IRPF, del 24,3% del Impuesto sobre Sociedades y del 6,4% del IVA, mientras que los ingresos por Impuestos Especiales cayeron un 3%.

La guerra no tiene impacto presupuestario

El ministro ha asegurado que el Ejecutivo español no tiene ningún compromiso en el ámbito militar en caso de que finalmente comience la guerra, por lo que no existe una previsión presupuestaria a este respecto.

Por otro lado, Montoro ha insistido, una vez más, en que el equilibrio presupuestario en 2003 está garantizado, pese a que el Gobierno no contempla "ningún límite" de gasto para paliar la crisis del Prestige. "En 2003 estamos dispuestos a gastar todo lo que nos obligue la situación desde la tranquilidad de unas cuentas públicas saneadas, aunque desde el PSOE se nos pida más déficit", ha subrayado.