Monti pide pleno poder para vigilar las alianzas aéreas transatlánticas

Las autoridades europeas de Competencia desean asumir la vigilancia de las alianzas aéreas transatlánticas que, a diferencia de las comunitarias, escapan ahora a su jurisdicción. 'Poner fin a esta anomalía', subrayó ayer el comisario europeo de Competencia, Mario Monti, 'es muy urgente después de que una reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la UE sobre los acuerdos de cielos abiertos haya reconocido la competencia de la UE en las relaciones con los terceros países sobre transporte aéreo'.

Monti propone que la Comisión Europea asuma los nuevos poderes a partir del 1 de mayo de 2004, cuando debe entrar en vigor el nuevo reglamento comunitario de política antitrust. La Comisión no dispone en estos momentos de poderes efectivos para aplicar las normas europeas de competencia en el tráfico aéreo entre países comunitarios y extracomunitarios.

El ordenamiento jurídico vigente sólo permite al comisario Monti proponer a las compañías 'medidas apropiadas' cuando detecta una violación de las normas de competencia, pero no puede exigir su cumplimiento ni imponer sanciones en caso contrario. Además, la capacidad de investigación sobre las prácticas comerciales de las alianzas aéreas transatlánticas es muy limitada, porque las compañías no están obligadas a colaborar con Bruselas.

La Comisión recordó ayer que necesitó seis años para analizar la alianza entre Lufthansa, SAS y United Airlines y la suscrita por KLM y Northwest. Las compañías, mientras tanto, pusieron en práctica sus acuerdos para compartir ingresos, códigos y programas para incentivar la fidelidad de los viajeros.

Además, Bruselas confía que en breve plazo las compañías puedan programar vuelos desde cualquier país europeo a los destinos extracomunitarios que consideren oportunos, facilitando la racionalización y consolidación del sector.

La propuesta que presentó ayer la comisaria europea Loyola de Palacio prevé que para las cuestiones puramente nacionales se fije un reglamento que establezca las condiciones de transparencia y apertura de las negociaciones bilaterales.

De Palacio dijo que con esta propuesta se asegura que 'la UE pueda actuar al unísono en este campo' y que se pueda 'trabajar para desarrollar el transporte aéreo en beneficio de la industria y de los consumidores'. De Palacio dijo que 'estas medidas despejan el camino para que el Consejo llegue a un acuerdo sobre la apertura de las negociaciones entre la UE y EE UU, que es nuestra prioridad fundamental'.