Pagos

El fiscal acusa formalmente de fraude al presidente del Deutsche Bank por el 'caso Mannesmann'

La fiscalía ha concretado hoy el delito por el que se acusa de fraude a tres altos directivos alemanes por su supuesta implicación en el pago de bonus multimillonarios a ejecutivos de Mannesmann. Así, ha acusado de fraude al ex-presidente de la operadora de telefonía Mannesmann, Klaus Esser, y el presidente de Deutsche Bank, Josef Ackermann, y el del sindicato IG Metall, Klaus Zwickel.

Además, la fiscalía consideró que los acusados incurrieron en daños por valor de entre 39 y 76 millones haber aprobado y recibido indemnizaciones y primas millonarias en el proceso de adquisición de Mannesmann por la operadora británica Vodafone hace tres años.

Tanto Ackermann como Zwickel eran en aquel momento miembros del consejo de vigilancia de Mannesmann, junto con otros tres directivos que también han sido acusados. La Fiscalía, que hoy concretó el delito por el que se les acusa, considera también que los acusados incurrieron en daños por valor de entre 39 y 76 millones de euros al haber aprobado y recibido indemnizaciones y primas millonarias en el proceso de adquisición de Mannesmann por la operadora británica Vodafone hace tres años. De esta cantidad, 24,5 millones de euros corresponderían al pago de primas en el proceso de venta.

Según la legislación alemana, la pena máxima por este delito es de hasta diez años de prisión. La Fiscalía germana añade en su acusación que el cambio de postura de los acusados, que dejaron de oponerse a la venta de Mannesmann a Vodafone para empezar a apoyarla, estuvo vinculada al pago de determinadas cantidades de dinero.

La Fiscalía alemana abrió la semana pasada un sumario contra los citados directivos por indemnizaciones millonarias a altos cargos de Mannesmann en el proceso de venta a Vodafone.