_
_
_
_
Acuerdo

Merrill pagará 86 millones a la SEC por el fraude de Enron

Hubo un momento en el que Merrill Lynch defendió a capa y espada sus negocios con Enron. Sus relaciones habían llegado incluso a que los altos ejecutivos del banco comprometiesen su dinero en la empresa energética. A última hora del jueves, sin embargo, la propia entidad informó que está a punto de cerrar un acuerdo extrajudicial con el regulador de los mercados de EE UU, la SEC, para evitar llegar a los tribunales. Las acusaciones no han sido del todo explicadas, pero están relacionadas con la colaboración de Merrill Lynch para inflar resultados de la empresa tejana.

El acuerdo se concreta en la obligación por Merrill Lynch de pagar 80 millones de dólares (86 millones de euros), aunque quedan por perfilar algunos detalles que puedan variar esta cifra.

El acuerdo incluye cláusulas en las que Merrill Lynch no admite su culpabilidad, algo típico en este tipo de negociaciones prejudiciales. El banco, no obstante, ha sido objeto de una investigación judicial, otra de los reguladores y otra el Congreso por una serie de transacciones de Enron en Nigeria. Estos negocios turbios valieron el despido de uno de los vicepresidentes de Merrill, Thomas Davis, y de un banquero experto en petróleo, Schuyler Tilney. Se negaron a testificar en el Congreso.

Quedará sin juzgar, también, el episodio de la canalización de fondos del famoso LJM2, una de las sociedades de propósito especial fuera de libros de Enron que sirvió para esconder pérdidas de la compañía. Merrill se perfiló como uno de los que lideraron la captación de estos fondos para crear esta sociedad y algunos de sus banqueros llegaron a participar en esta operación a título personal. Sólo la sustanciación de las demandas civiles por otros inversores puede evitar que esto se convierta en material de hemeroteca.

El acuerdo con Merrill sienta la pauta de otros que pueden venir con entidades como Citigroup y de forma relevante con JP Morgan, una entidad esta última que hace poco registró una victoria ante sus aseguradores por el conflicto generado por las pérdidas de Mahonia, una empresa de Enron en la que participaba este banco neoyorquino y que presuntamente canalizaba pérdidas y préstamos no contabilizables como tales.

The Wall Street Journal aseguraba ayer que algunos de los mayores grandes bancos, como Deutsche Bank o Crédit Lyonnais, entre otros están revolviéndose contra JP Morgan por algunos de los créditos sindicados que esta entidad ha liderado. Especialmente por uno de ellos cerrado en mayo de 2001 para Enron y que estas entidades sospechan que la energética tejana, que entró en suspensión de pagos en diciembre de ese mismo año, utilizó para rebajar la deuda que tenía con el propio JP Morgan.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_