Resultados

ING gana un 1,7% menos en 2002 y evita dar previsiones para 2003

El grupo holandés de banca y seguros ING registró un beneficio neto de 4.500 millones de euros en 2002, un 1,7% menos que en el ejercicio precedente, pero ha rehusado dar a conocer ninguna previsión para 2003 por las "incertidumbres económicas y políticas actuales". El beneficio operativo anual se mantuvo estable en 4.243 millones, conforme a las previsiones de la entidad. En el cuarto trimestre, ING redujo su beneficio neto un 2,7% en relación al mismo periodo de 2001, hasta 922 millones.

"A pesar de las muy difíciles circunstancias económicas y políticas, hemos conseguido igualar nuestro resultado de 2001 gracias a la diversidad de nuestras actividades y las importantes reducciones de costes", según su presidente, Ewald Kist.

El volumen de negocio aumentó un 3,2%, hasta 76.521 millones, con un incremento del 3,6% de su división de seguros, hasta 65.300 millones, gracias al mayor número de contratos de seguros de vida. El beneficio operativo de la principal rama de ING creció un 19,5%, hasta 3.358 millones. Por su parte, las actividades bancarias tuvieron un año bastante más negativo, con un descenso del 37,9% de su beneficio operativo, hasta 895 millones de euros, debido sobre todo al incremento de las provisiones por créditos. El producto neto bancario progresó un 0,8%, hasta 11.200 millones.

Las operaciones de banca directa de la entidad, agrupadas en la filial ING Direct, continúa registrando un crecimiento muy rápido, con su primer beneficio neto en el cuarto trimestre, "un año antes de lo previsto", precisó el banco.

En un año, ING Direct ha casi duplicado su base de clientes y contaba a finales de 2002 con más de cinco millones. Los fondos gestionados se incrementaron un 44%, hasta 55.000 millones. ING se lanzó al negocio de la banca directa en mayo de 1997, implantándose en primera lugar en Canadá. La entidad ha ampliado este segmento a España, Alemania, Francia, Estados Unidos, Australia e Italia. El grupo reforzó recientemente su presencia en Alemania con la adquisición del banco directo Entrium a la entidad financiera italiana Capitalia. ING es propietario de DiBa, el primer banco directo en Alemania, por lo que amplia su posición de liderazgo.