_
_
_
_
_
Clima prebélico

Powell exige a Turquía una respuesta inmediata para poder desplegar sus tropas

El secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, redobló ayer la presión sobre Turquía al exigir a este país que dé una respuesta inmediata a la petición de Washington para que Ankara autorice a las tropas estadounidenses a entrar en territorio turco.

'Puede haber otras cosas creativas que podemos hacer, pero el nivel es el máximo. Espero una respuesta de ellos (de Turquía) antes de que finalice el día', dijo Powell ayer. Pero lejos de hacer caso a esta suerte de ultimátum estadounidense, el Parlamento turco no sólo desechó tratar ayer mismo el tema, tal como lo exigía Powell, sino que decidió postergar el tratamiento de la cuestión hasta el martes próximo. Esto implica que los soldados norteamericanos no podrán entrar en el país este fin de semana, tal como lo reclamaba el Gobierno de George W. Bush.

La discrepancia entre ambos países es económica. Mientras Turquía reclama a Estados Unidos una ayuda de 30.000 millones de dólares (28.037,38 millones de euros) para permitir que sus fuerzas militares utilicen su territorio para atacar Irak, Bush ha ofrecido 26.000 millones de dólares (24.299,06 millones de euros), una cifra que incluye subvenciones y avales de crédito. Ankara reclama, además, garantías por escrito del cumplimiento de las promesas estadounidenses para que no le ocurra lo mismo que en la anterior Guerra del Golfo, cuando EE UU prometió ayudas y no cumplió con ninguna de ellas.

La disputa pone en peligro los planes de Washington de lanzar un segundo frente en el norte en una invasión a Irak, a pesar de que continúa el fuerte despliegue de tropas estadounidenses y británicas en la región. Bush dijo ayer que 'se acerca el día de la liberación de los iraquíes'. La Casa Blanca y el primer ministro Tony Blair están preparando una segunda resolución para someter al Consejo de Seguridad de la ONU, a pesar de que la mayoría de éste ha votado por dar más tiempo al trabajo que realizan los inspectores de armas del organismo en Irak.

Aznar, en México

Mientras tanto, el jefe del Gobierno español y uno de los principales aliados de EE UU, José María Aznar, se reunió ayer en México con el presidente Vicente Fox. Antes del encuentro, el mandatario mexicano dijo que 'la charla que tendré (con Aznar) será muy constructiva y seguramente para avanzar en la misma dirección de no a la guerra y sí a la acción decidida del Consejo de Seguridad de la ONU, y fortalecerlo para que por ahí salga la paz'. Tras su reunión con Fox, Aznar viajará a Texas, donde mañana se reunirá con el presidente Bush.

Archivado En

_
_