Coyuntura

La confianza del consumidor en EEUU cayó a mínimos de 9 años

La desconfianza por el clima prebélico continúa estando latente en ánimo de los consumidores norteamericanos, tal y como reflejan los indicadores de coyuntura. La lectura preliminar del índice de la Universidad de Michigan sobre la confianza del consumidor en febrero cayó a 79,2, su nivel más bajo desde septiembre de 1993, desde el 82,4 registrado en enero, según fuentes del mercado que vieron el informe el viernes. Esta lectura estuvo por debajo de los pronósticos de los analistas, que habían proyectado un 81,2. Además, fue peor que el anterior mínimo de 80,6 registrado en octubre.

Hoy, el jefe de los inspectores de desarme de la ONU en Irak, Hans Blix, ha presentado su informe ante el Consejo de Seguridad de la ONU. En su alocución posterior ha señalado que no han sido encontradas armas de destrucción masiva en Irak, aunque ha pedido una mayor colaboración por parte de Irak y más tiempo para continuar con las inspecciones. La desconfianza que ha generado en todos los ámbitos el clima prebélico parece haberse disipado momentáneamente tras estas declaraciones que alejan, por el momento, el fantasma de la guerra.

Previsiones de crecimiento

Según las previsiones de la Asociación americana de economistas de empresas (NABE), este año el Producto Interior Bruto (PIB) de Estados Unidos crecerá un 2,7% y un 3,6% en 2004, después de haber aumentado un 2,4% el año pasado.

Según estos datos, los gastos de los consumidores, que representan dos tercios del PIB estadounidense, registrarán en 2003 un incremento del 2,7% tras la progresión del 3,1% de 2002. Por su parte, el IPC repuntará un 2,3% frente al 1,6% del año pasado. Ninguno de los 37 economistas preguntados para realizar esta investigación prevé un descenso de la inflación.

En referencia al déficit comercial, la NABE ha precisado que alcanzará niveles récord, hasta 511.300 millones de dólares, lo que reflejará sobre todo la "débil demanda de los productos estadounidenses en el extranjero". Asimismo, el 65% de los economistas consultados estima que el descenso del dólar respecto al euro continuará este año, frente al 30% que prevé una estabilización del billete, mientras que únicamente el 5% cree que se producirá una remontada de la divisa norteamericana.