Brasil

Lula advierte de la gravedad de la situación económica

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, advirtió ayer que el escenario económico de su país es 'gravísimo' y creó un Consejo de Desarrollo Económico y Social para discutir previamente las reformas que propondrá al Congreso.

'Recibimos el gobierno del país en una situación muy grave, yo diría gravísima', dijo Lula al poner en marcha el Consejo, integrado por empresarios, sindicalistas, campesinos sin tierra y movimientos sociales, a través de lo cual buscará instrumentar su propuesta de pacto social en Brasil.

'Desde el punto de vista económico, heredamos un cuadro de extrema vulnerabilidad, con brutal aumento de la deuda pública, líneas de crédito prácticamente reducidas a cero, peligro de vuelta de la inflación y subida vertiginosa del llamado riesgo Brasil', dijo Lula. Brasil soporta una deuda externa e interna, pública y privada, de unos 450.000 millones de dólares y la inflación alcanzó el año pasado su nivel más alto en ocho años y medio. Ello obligó al Gobierno a incrementar los tipos de interés para controlar la subida de precios y evitar la fuga de capitales.

Ayer, el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE) informó que en enero, el primer mes de gobierno de Lula, los precios al consumidor aumentaron el 2,25%, más de cuatro veces por encima del 0,52% del mismo mes de 2002. La situación social y política se torna muy complicada para el nuevo Gobierno y es por ello, según los analistas, que Lula ha decidido crear este Consejo para evitar un rápido desgaste.