Aliados

Aznar admite que su postura ante la guerra puede acarrearle costes electorales

'Si pensase en elecciones, en ganar votos, no mantendría esta postura', dijo anoche el presidente del Gobierno, José María Aznar, en declaraciones a Antena 3. 'Mi responsabilidad', añadió, 'no la puedo cambiar por votos o por un punto de popularidad'.

Aznar no precisó la actitud que adoptará el Gobierno en caso de que finalmente la ONU no autorice el uso de la fuerza contra Irak a través de una nueva resolución. Sin embargo, aseguró que España en ningún caso puede permitirse 'ser neutral ante una amenaza terrorista' como la que, a su juicio, encarna el régimen de Sadam Husein.

El presidente del Gobierno tampoco despejó si el Gobierno español autorizará el envío de tropas en caso de guerra. 'No hay que plantearse estas cosas', dijo, 'hasta ahora no hemos contraído ningún compromiso ni hemos adoptado ninguna decisión en este sentido'.

Consciente de la opinión contraria a la guerra que expresa la mayoría de los ciudadanos españoles, Aznar les hizo un llamamiento. 'Les pido que me comprendan, que no tengo más interés que trabajar por la paz y la seguridad'. A su juicio, no hay ningún otro motivo que le mueva a respaldar la postura del presidente George W. Bush ante el conflicto.

El presidente comparecerá el próximo martes en el Congreso para explicar, en sesión informativa, la posición que adoptará hoy España en el Consejo de Seguridad de la ONU y el desarrollo del Consejo de Ministros de Exteriores de la UE que se reunirá el lunes.

En contra del deseo de los partidos de la oposición, no habrá comunicación previa del Gobierno, turno de réplica ni votación posterior de resoluciones. Todo el arco parlamentario, a excepción del PP, reclamó ayer sin éxito que la comparecencia de Aznar siguiera ese otro procedimiento. Se reproduce así lo sucedido el pasado 5 de febrero, cuando Aznar ofreció sus primeras explicaciones sobre el conflicto ante el pleno del Congreso de los Diputados sin dar posibilidades a la oposición de replicarle.