CARLOS SEBASTIÁN

"Si la guerra se prolonga, lo más probable es que Europa entre en recesión"

Carlos Sebastián ha respondido esta tarde a las preguntas de los lectores de 5Días.com en una entrevista digital en la que ha señalado que "la economía española sigue teniendo algunos problemas de generación de empleo", aunque la favorable coyuntura internacional de 1996-2000 y la fuerte reducción de los tipos de interés mejoraron la situación durante esos años. Según el catedrático "es necesario una reforma del mercado de trabajo y de algunos aspectos de la regulación de los mercados de producto".

En cuanto a una recuperación económica ante un conflicto bélico, Sebastián ha advertido que si la guerra en Irak dura, más de 4 ó 6 semanas, "la recuperación prevista para el segundo semestre no será posible" no obstante si el conflicto es corto, "las previsiones del BCE podrían cumplirse, porque se reducirá el precio del petróleo, se animará la actividad industrial, lo que acabará por reactivar la inversión empresarial y se dejará de destruir empleo". Según el catedrático, una guerra afectará de igual forma a las economías americana y la europea y dependerá de cuánto se prolongue la guerra, ya que desde el punto de vista coyuntural la situación de ambas economías no es tan diferente. Respecto a las economías asiáticas, "este nuevo aumento de la incertidumbre y el encarecimiento energético la va a mantener en recesión".

Además ha afirmado que algunos gobiernos europeos tratarán de dejar sin vigor el Pacto de Estabilidad amparándose en la actual situación. "El problema no es el nivel de déficit público, el problema es que el endeudamiento es aún muy grande y que un déficit primario positivo permanente puede conducir a un nuevo proceso explosivo de endeudamiento como el vivido entre 1980 y 1995. Y esto es malo para los tipos de interés y es malo, porque el futuro de los sistemas públicos de pensiones de varios países europeos necesita que el nivel de endeudamiento sea hoy mucho más bajo de lo que es".

Respecto a un aumento del precio del barril de petróleo en caso de un ataque contra Irak, el catedrático ha señalado que todo "depende de cuanto dure la guerra", si la guerra se prolonga más allá de 4 ó 5 semanas, "podríamos ver el precio del barril cercano a los 50 dólares" pero si la guerra se prolonga más allá de 4 ó 5 semanas, "el precio del barril podría bajar de los 20 dólares, para luego estabilizarse en el rango 20-25 dólares". En cuanto al apoyo de la Bolsa de Nueva York a George W. Bush, según Sebastián, "Wall Street apoya la política que cree mejor para las empresas cotizadas en el mercado a medio plazo, no a un presidente determinado".

Malos tiempos para la Bolsa

"Creo que no es un buen momento para invertir en Bolsa". Sebastián ha señalado que es mejor entrar tarde en la recuperación, si es que ésta se produce, "que incurrir en el riesgo de tener unos títulos que, sin las cosas se deterioran aún más, van a volver a perder de forma significativa". Pese a la caída de los mercados en estos dos años, no creo que haya auténticas gangas, dados como está la situación dada la burbuja que se produjo entre 1996 y 2000.

El clima prebélico afecta a la bolsa porque la incertidumbre que crea ese clima hace desconfiar en que los beneficios futuros de las empresas cotizadas vayan a crecer (se encarece el petróleo, las empresas dejan de invertir por la incertidumbres, el comercio se resiente, la gente no viaja, etc). En estos últimos años ha habido una sucesión de malas noticias que hizo desconfiar a los ahorradores de que los títulos de propiedad que habían estado comprando tenían algún valor. En ese mismo año la economía entró en recesión, con lo que los beneficios y el crecimiento de las empresas sufrió. Y ahora el clima bélico, lo que supone incertidumbre sobre el precio del petróleo, sobre el terrorismo, sobre la recuperación del comercio, etc.

Preguntado por los sectores que tendrán un impacto más negativo ante una guerra, el catedrático de Fundamentos del Análisis Económico ha asegurado que los más afectados serán el energético y químico, el productor de bienes de equipo y el de servicios de turismo.