Equipos

El bloc digital ya fracasó en los noventa

Apple creó, a principios de los noventa, un dispositivo que permitía escribir a mano sobre la pantalla, pero su escaso éxito provocó la retirada

El pasado noviembre Microsoft presentó en todo el mundo su esperado sistema operativo para Tablet PC (Windows XP Tablet Edition), una nueva generación de ordenadores móviles compatibles que permite la escritura a mano sobre su pantalla. Entonces, Bill Gates anunció 'la apertura de una excitante nueva era para la informática móvil'.

Sin embargo, con el lanzamiento de la novedad tecnológica, que centró la atención en SIMO, surgieron comentarios para todos los gustos, gran parte de éstos referidos al grado de aceptación que tendrá entre el público. Desde Apple, de momento al margen del negocio, se asegura que el público no está aún preparado para el cambio que supone el nuevo concepto de ordenador. Y las afirmaciones de la compañía de la manzana se basan en su propia experiencia.

Apple España asegura que a principios de los noventa lanzó un producto que puede considerarse el precedente. Se llamaba Newton, era portátil y ofrecía por primera vez la posibilidad de escribir con un lápiz sobre una pantalla de cristal líquido. 'A finales de esa década se retiró el producto porque no tuvo la aceptación deseada', asegura un portavoz de la compañía. 'Eliminar el concepto de teclado dejando sólo la opción de escritura a mano alzada no resultó práctico ni útil. No cuajó', comenta.

'No sólo estamos seguros de que el público está preparado, sino que, además, existe una demanda real de este tipo de productos', defienden en HP

Años después podría haber pasado el tiempo suficiente para que el público se haya familiarizado con sistemas similares al que entonces chocó con la cultura del mercado. 'Desde Apple pensamos que la tecnología de escritura no está suficientemente evolucionada o, más bien, no tiene el grado suficiente de aceptación como para que su implantación sea un éxito', insiste Apple. Y es que el fabricante estadounidense cree que para poder cambiar totalmente los hábitos de uso frente a un ordenador es necesario conseguir una experiencia positiva para el cliente: 'Por el momento no se puede cambiar el teclado por el lápiz como pretende Microsoft', dicen en Apple.

Por su parte, Pablo Romero, director de marketing de Toshiba, uno de los fabricantes que ha apostado por la nueva tecnología, reconoce que 'los primeros modelos son una muestra de lo que puede ser este producto a largo plazo, que poco a poco irá cuajando en un mercado más global'. Respecto a las afirmaciones de Apple, Romero defiende que 'hay un segmento de mercado y de usuarios avanzados que sí están preparados para trabajar con un Tablet PC'.

'Estoy de acuerdo en que el mercado de volumen no está maduro para aceptar la nueva máquina como ordenador personal, pero sería un error intentar dirigirse a este mercado, ya que de momento el Tablet PC va orientado a segmentos de negocio mucho más verticales, allí donde el producto se comercializa junto a una solución', dice David Madroño, director de producto PC de Fujitsu Siemens, otro de los fabricantes implicados en la nueva tecnología. En el caso de uno de los pesos pesados, HP, su responsable de producto, Rafael Alonso, afirma con rotundidad que 'no sólo estamos seguros de que el público español está preparado, sino que existe una demanda real de este tipo de dispositivos'.

Tanto Toshiba como Fujitsu Siemens o HP lanzaron sus respectivos equipos a la par que Microsoft presentó su Windows XP Tablet Edition. En los tres casos se trata de equipos que tienen a sus espaldas varios años de trabajo. Los tres fabricantes han apostado por la incorporación de un teclado extraíble, pantallas planas de 12,1 pulgadas (algo más pequeña que la de un ordenador portátil) y todo tipo de conectividad inalámbrica. El equipo de Toshiba incorpora un procesador Pentium III Mobile a 1,33 GHz y ha sido el último en ser presentado en nuestro país. El modelo por el que apuesta HP se llama PC TC1000, incorpora un procesador a 1 GHz y su creador ha puesto especial atención en la duración de las baterías. Por último, el de Fujitsu Siemens fue el primero que pudo verse en España.

No compite con el portátil

Donde sí parece haber unanimidad es al afirmar que no estamos ante un modelo definitivo que sustituirá al ordenador personal convencional. 'La implantación de este dispositivo requerirá un tiempo, pero no será el relevo del portátil', afirma el responsable de Toshiba; mientras que desde Fujitsu Siemens son más tajantes y, en boca de Madroño, desmienten que se busque sustituto para el PC: 'En principio no está planteado como tal, no sustituye al PDA ni al portátil ni al ordenador personal'.

Para la mayoría de las empresas consultadas, la clave radica en analizar las necesidades de los usuarios y en la capacidad de ofrecer el producto que mejor se adapte a las mismas. De ahí que los cuatro dispositivos que a priori se presentan en los escaparates de medio mundo (portátil, ordenador de sobremesa, PDA y Tablet PC) no se arañen el mercado mutuamente.

Según explica David Madroño, de Toshiba, el Tablet PC es una máquina dirigida a 'los usuarios que necesiten soluciones distintas al teclado para trabajar, pero pasan el mayor porcentaje de su jornada laboral delante de un ordenador. Ellos demandan una máquina que les acompañe también cuando están de pie y en movimiento'. La intención es enfocar los equipos como el bloc digital hacia profesiones de la medicina o el periodismo, mientras que los ordenadores portátiles sigan ofreciendo servicio al usuario móvil que debe trasladar la oficina de un sitio a otro.

Curiosamente Bill Gates ha afirmado que en un plazo de cinco años, el Tablet PC acaparará la mayoría de las ventas de ordenadores portátiles. En cualquier caso, lo que parece claro es que el nuevo ordenador implica un cambio de actitudes del usuario, como cambiar el teclado y el ratón por un lápiz. La cuestión es cuándo se va a producir esa evolución en las costumbres. Al respecto, la industria estima que hay un momento clave: el lanzamiento, la próxima primavera, de la versión de sistema operativo en castellano. Y distintas fuentes señalan que el inicio de su comercialización está previsto para esta primavera, posiblemente para el próximo mes de mayo.

'La transformación se va a producir, por supuesto, pero prevemos que llegará a largo plazo. Lo que en Apple decimos es que el cambio total aún no es posible. Nuestro sistema operativo Mac OS X Jaguar ya ofrece la posibilidad de trabajar a mano alzada gracias a la tecnología Inkwell, pero sólo eso. Es una posibilidad contemplada por el sistema operativo para que el usuario que quiera pueda utilizar, por ejemplo, una paleta gráfica en ciertas aplicaciones', argumenta Apple, cuya estrategia tras probar con Newton es dar pasos más cortos y bien estudiados.

Un nuevo negocio para el software

El lanzamiento de los ordenadores Tablet PC abre nuevas posibilidades de negocio a los desarrolladores de programas informáticos. La nueva piedra angular de esa industria es la aplicación de reconocimiento de escritura.

Actualmente son más de una veintena los fabricantes de primer orden que han dirigido su atención a este nuevo mercado. Entre éstos destacan SAP y Adobe. El segundo ya está desarrollando una versión del programa Acrobat Reader para Windows XP Tablet Edition.

Sin embargo, también destaca la estrecha colaboración que el gigante Microsoft mantiene con desarrolladores de software independiente. El objetivo, desarrollar cuanto antes aplicaciones relacionadas con el reconocimiento de escritura.

El 1% del mercado mundial de ordenadores

Un reciente estudio firmado por la consultora Dataquest augura un éxito por debajo de las previsiones para el Tablet PC. Según el informe, las ventas de estos dispositivos se cifran en unas 425.000 unidades en 2003, lo que supone poco más del 1% del mercado mundial de ordenadores portátiles.

Según afirma Dataquest, el alto precio de los dispositivos, que oscila entre los 2.000 y 3.000 euros, sumado al escaso número de aplicaciones existentes por el momento no son precisamente los mejores argumentos para convencer a un público reticente a adoptar de forma rápida el nuevo sistema. A estos factores hay que añadir el hecho de que los fabricantes de hardware implicados en el desarrollo del Tablet PC ofrecen diseños dispares que no terminan por afianzar la imagen de la nueva tecnología.

Dataquest alerta sobre el hecho de que las empresas están orientando sus productos a segmentos en los que ya se utiliza algún tipo de aplicación basada en dispositivos de escritura en pantalla (PDA u ordenadores de bolsillo). Según la consultora, esto supone que pasa entre seis y nueve meses antes de que estos potenciales clientes decidan adoptar el nuevo Tablet, pudiendo incluso analizar compras alternativas antes que realizar compras en volumen del novedoso ordenador.

La consultora concluye su estudio asegurando que el crecimiento de interés por estos dispositivos será lento, situando en el año 2007 la fecha en la que el 36% de los ordenadores portátiles que se vendan ofrecerán tecnología de escritura en pantalla con la posibilidad de extraer el teclado.