Inversión

Renfe, forzada a lanzar el servicio con trenes convencionales

El ministro de Fomento aseguró la semana pasada que todavía no está decidido el material con que comenzará a prestarse servicio en el primer tramo de la línea entre Madrid y Lleida, con la extensión a Barcelona. Los trenes elejidos operarán provisionalmente hasta que estén disponibles los AVE que se licitaron el 2001 y que han sido diseñados y construidos con prestaciones para alcanzar 350 kilómetros por hora.

Francisco Álvarez-Cascos y el presidente de Renfe, Miguel Corsini, han barajado durante el último año tres opciones distintas de tipos de tren para la fase provisional.

Como opción fija se ha considerado la necesidad de utilizar material Talgo VII convencionales equipados con rodadura desplazable, tirados por locomotoras de Siemens. Estos trenes son imprescindibles para cubrir el trayecto entre Madrid y Barcelona a 200 kilómetros por hora, ya que hasta 2004 coexistirán en la línea dos tipos diferentes de ancho de vía.

Pero el Gobierno ha intentado por todos los medios que, junto a los Talgo, pudieran utilizarse trenes de alta velocidad para dar realce a las prestaciones reales de la línea. Con este objetivo, Cascos negoció el alquiler de dos ICE 3, capaces de circular a 330 kilómetros, propiedad de la compañía alemana de ferrocarril Deutsche Bahn. La negativa de la DB a que se modificaran los convoyes, incluso en la pintura exterior, terminó por frustrar el proyecto.

No ha quedado entonces otro remedio que barajar la opción menos apetecible para el Gobierno: utilizar el material AVE que presta servicio entre Madrid y Sevilla.

Accidente de un Talgo

Por otro lado, el sábado se produjo en Pancorvo (Burgos) el descarrilamiento de un Talgo que efectuaba el trayecto Barcelona-Salamanca.

El accidente, en el que resultaron heridas 14 personas, es el tercero registrado por este tipo de tren en menos de un mes. El hecho se produjo a las 18.00 horas entre las localidades de Pancorvo y Bujedo, al salirse de las vías el furgon generador del talgo en el que viajaban 46 personas.