La división de Internet de Agbar varía su actividad tras cambiar de manos

Los actuales propietarios de la antigua división de Internet del grupo Aguas de Barcelona han variado el rumbo de su negocio. A pesar de tener importantes clientes, fue vendida por deficitaria en junio de 2002. Ahora, bajo el nombre de On Advanced e-Business, atiende a empresas medianas y se centra en soluciones de comunicación y gestión interna.

El cambio de manos y de nombre no son suficientes para reflotar una compañía nacida en plena burbuja tecnológica que no ofrecía beneficios. AGM The Global Company, que fue consultora de Internet del grupo Aguas de Barcelona (Agbar), también tiene un enfoque nuevo.

Ahora es On Advanced e-Business, pertenece a cuatro inversores y basa su negocio en el desarrollo de intranets (redes privadas corporativas basadas en tecnología de Internet) en la mediana empresa. La firma conserva sus 25 empleados y sede en Barcelona. Al frente está quien fue director de la agencia Reuters en Barcelona, José María Torrens, su hermano Juan Torrens y dos antiguos directivos de AGM, Josep Monserrat y David Martín.

'En Madrid y Barcelona hay más de 1.600 compañías con una facturación entre 30 y 150 millones de euros y la mayoría de ellas desconoce las virtudes de una intranet', explica el consejero delegado, José María Torrens.

El objetivo en 2003 es cerrar contratos por dos millones de euros. 'Queremos que los clientes olviden la época en que había que hacer grandes inversiones en Internet. Ya saben que es muy difícil garantizar la logística, seguridad y accesibilidad en el mundo del comercio electrónico y deben demandar desarrollos capaces de optimizar sus operaciones internas', dice Torrens. Así, On Advanced e-Business defiende las intranets como una solución económica y flexible.

Tras la venta en junio de su área de centros de datos a Accens y el traspaso de la consultora a Torrens y sus socios, Agbar ha aparcado los negocios relacionados con el comercio electrónico. En su nómina de clientes figuraban la ONCE, el BBVA, Panasonic, Novartis, Nestlé o Adeslas, que mantienen relación con la nueva empresa. Otras entidades captadas ahora son Cahispa, Ofita y el Imefe.

Arrinconado el desarrollo de negocios virtuales

El grupo Agbar, que engloba a 200 empresas de distintos sectores, ha dado la espalda a Internet. Pocas semanas después de desprenderse de su área dedicada al negocio virtual, la compañía implantó un nuevo modelo de organización y de gestión.

Entre las novedades están la creación de una dirección corporativa y de cinco secciones -anteriormente eran 11- entre las que ya no figuran ni el comercio electrónico ni Internet.

Así, la comercialización de servicios relacionados con las tecnologías de la información, que en su momento gozaron de un decidido respaldo económico por parte de la empresa, queda arrinconada en la división de negocios en desarrollo.

Eso quiere decir, según señala la compañía, que son tratados como una simple posibilidad de futuro. 'El grupo Aguas de Barcelona no puede seguir apostando por las actividades relacionadas con Internet y el comercio electrónico porque el sector no cumplió las expectativas de crecimiento que todos esperábamos', cita un portavoz de Agbar.