Sector exterior

El déficit comercial crece el 15,5% en noviembre por el alza del petróleo

El déficit de la balanza comercial española volvió a registrar en noviembre último un fuerte empeoramiento, por tercer mes consecutivo, al crecer un 15,5%, hasta 3.963 millones de euros, con respecto al mismo mes de 2001.

La subida de los precios del petróleo, cuya moderación había actuado como factor esencial en la corrección de nuestro desequilibrio comercial durante el período enero-agosto, ha disparado ahora el coste de la factura energética que, junto al repunte de las importaciones en el sector de componentes de automóvil, juega un papel decisivo en este deterioro del saldo mensual de nuestros intercambios comerciales.

Impulsadas por estas dos partidas, las importaciones de noviembre se elevaron a 15.827 millones de euros, con un crecimiento nominal del 6% sobre un año antes, tasa que en términos reales, descontando el efecto de los precios, se eleva hasta el 6,6%.

Los responsables de la Secretaría de Estado de Comercio atribuyen este dinamismo de las compras exteriores a la 'fortaleza de la demanda interna', aunque destacan también que, el precio de la energía aumentó en noviembre un 12%, en contraste con la caída del 9,5% que mantenía en los 10 primeros meses del ejercicio.

El incremento de las importaciones duplicó prácticamente al registrado en las exportaciones que crecieron un 3,2% interanual, hasta 11.863 millones de euros, manteniendo la tendencia de tasas de crecimiento positivas, iniciada en julio.

En términos reales el crecimiento de las venta exteriores se reduce al 2,5%, tasa que sitúa la media de incremento de octubre y noviembre en el 3,9%, que implica una importante moderación respecto al 6,2% de crecimiento registrado en el tercer trimestre de 2002.

La tasa de cobertura de la exportación sobre la importación se situó en el 75%, dos puntos inferior a la alcanzada en noviembre de 2001.

Equipos y automóvil

Con los resultados de noviembre, el déficit comercial acumulado en los once primeros meses de 2002 se eleva a 36.868 millones de euros que , pese al empeoramiento iniciado en septiembre, suponen todavía una reducción del 4,7% respecto al mismo período del año 2001.

Este saldo comercial es consecuencia de unas exportaciones acumuladas por valor de 120.105 millones de euros, que suponen un aumento nominal del 1%, frente a unas importaciones por 157.063 millones, con un descenso del 0,4%. En términos reales, computado las variaciones de los precios, el crecimiento acumulado de la exportación se reduce al 0,6% mientras que la importación aumenta un 2,7%.

El crecimiento de las exportaciones de noviembre refleja tanto el buen comportamiento de las ventas a los mercados de la UE que crecieron el 2,1% como al resto del mundo donde la subida fue del 6%. Destacan los crecimientos registrados en Italia (13,8%), Alemania (2,3%), EE UU (13,6%) Europa del Este (20,8%), China (13,3%) y el Magreb (19,4%).

A nivel sectorial aumentaron con fuerza, el 11,7%, las exportaciones de automóviles y motos, confirmado la recuperación que se inició en junio. También las ventas exteriores de bienes de equipo crecían el 11,6%, siendo especialmente relevantes los aumentos de material de transporte (62,8%) y de equipos de telecomunicaciones, sector este último que había registrado tasas negativas durante todo el año y que crece un 19,3% en noviembre.

Por el contrario, y a diferencia de los meses anteriores, se ralentizaron las exportaciones de los sectores vinculados al consumo como alimentación, que aumenta un 2,5% respecto a noviembre de 2001, y bienes de consumo duradero y manufacturas de consumo que muestran descensos del 0,3% y 7,5%, respectivamente.

Por el lado de las importaciones los datos avanzados ayer por la Secretaría de Estado de Comercio parecen confirmar la recuperación del sector de automoción, cuyas compras crecieron un 27,6% respecto a noviembre del año anterior, siendo especialmente relevante el aumento del 47,4% en los componentes de automóviles.

Mantuvieron su tendencia alcista las importaciones de bienes de consumo duradero (8,8%), manufacturas de consumo (7,9%) y de semimanufacturas (10%). Por el contrario las compras de bienes de equipo muestran un descenso del 7,5% asociado a la caída en sectores muy vinculados a la inversión como maquinaría industrial, equipos de telecomunicaciones y aparatos eléctricos.

Empeoran los pedidos a medio y largo plazo

La recuperación apuntada en las exportaciones españolas a partir del segundo semestre de 2002 puede sufrir una ralentización en el año que acaba de iniciarse si se cumplen las expectativas de cartera de pedidos exteriores de las empresas avanzadas en la encuesta de coyuntura de la exportación. Los datos de este indicador, correspondientes al III trimestre de 2002, presentados también ayer por la Secretaría de Estado de Comercio, muestran como sólo un 42% de las empresas exportadoras españolas declara una evolución al alza de su cartera de exportación a doce meses (la encuesta se realizó en octubre) frente a un 41% que la mantenía estable y 12% que admite una evolución a la baja. Estos resultados suponen un evidente empeoramiento con respecto a los del trimestre anterior en el que el porcentaje de empresas que preveía una evolución al alza se elevaba al 58%, 17 puntos superior al actual. Las expectativas de mejora de la cartera exterior se concentran mayoritariamente entre las empresas de alimentación (60%) y de automóvil (49%) y en las que tienen una facturación superior a 3 millones de euros (60%), mientras que las declaraciones de pedidos a la baja afectan especialmente a las empresas de bienes de equipo (44%) y a las de bienes de consumo (23%). Respecto al nivel de actividad exportadora entre julio y septiembre del año pasado sólo un 33% de las empresa lo consideraba alto, frente al 57% que lo califica de medio y un 9% que estima ha sido bajo.