Crisis

Berlusconi responde a Fresco que el Gobierno está dispuesto a intervenir para ayudar a Fiat

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, indicó hoy en Copenhague que su Gobierno está dispuesto a intervenir para garantizar la continuidad de la producción de Fiat y salvaguardar los empleos de la multinacional de Turín.

"El Gobierno observa con preocupación lo que está sucediento y tiene la intención, en caso de que fuera necesario, de intervenir para garantizar el mantenimiento de sus puestos de trabajo para el mayor número de personas posible", indicó Berlusconi, según la agencia Radiocor. El jefe del Ejecutivo italiano insistió en que el Gobierno trabaja en torno a dos ejes: Asegurar la producción de vehículos en Italia y garantizar los puestos de trabajo.

"Hasta el momento no hemos intervenido, pero seguimos con preocupación lo que sucede. Tomamos nota de las reacciones de los bancos, y de las declaraciones realizadas por ambas partes. Observamos para ver si debemos intervenir, por si fuera necesario para conseguir los dos objetivos", concluyó.

División financiera

Los principales bancos acreedores de Fiat ha congelado las negociaciones para la adquisición del 51% de Fidis, la filial de financiación de automóviles de la multinacional radicada en Turín, según fuentes financieras.

La decisión puede interpretarse como un movimiento para evitar una renovación de la dirección del Fiat y un cambio en la estrategia en sus actividades. La suspensión de las reuniones técnicas podría ser sólo provisional, según la agencia Ansa.

El grupo de entidades que pretende adquirir la participación en Fidis son IntesaBci, Capitalia, Unicredito Italiano y Sanpaolo IMI. Apoyan el actual plan de reestructuración de la compañía y son partidarios de la continuidad del presidente Paolo Fresco. La familia Agnelli, principal accionista del grupo Fiat, junto con el respaldo del banco de negocios Mediobanca, se inclina sin embargo por renovar la dirección del grupo y su estrategia.

La suerte de Paolo Fresco

La totalidad del consejo de administración del grupo italiano Fiat estudia presentar su dimisión mañana, durante una decisiva reunión para el futuro de la compañía, informa hoy el periódico Il Sole 24 Ore.

El precedente más inmediato fue el anuncio de dimisión realizado por el consejero delegado de la empresa, Gabriele Galateri, hace dos días. Aunque Paolo Fresco aseguró ayer que pretende mantenerse en el cargo hasta julio del año entrante, no cesan los rumores sobre su inminente dimisión.

El presidente del grupo automovilístico italiano Fiat, Paolo Fresco, desmintió hoy haber negociado la indemnización para abandonar la presidencia de la compañía, saliendo así al paso de las informaciones difundidas hoy en este sentido. Nueve diputados de Alianza Nacional han presentado una pregunta escrita al Gobierno en la que mencionan la cantidad de 110 millones como indemnización para el presidente de Fiat.

Además, miembros del consejo próximos al presidente podrían igualmente abandonar la empresa, como el ex presidente de General Electric, Jack Welch.

Los Agnelli pretenden colocar en la dirección de Fiat de Enrico Bondi, actual presidente de la aseguradora SAI, cercano al banco de inversiones Mediobanca y ex directivo del holding Montedison.