Tipos

La reunión del Banco Central Europeo centra la atención de las Bolsas

La pregunta que se plantean los más avezados analistas y observadores es si el recorte de tipos de interés del Banco Central Europeo, en el supuesto de que así se decida el jueves, está ya cotizado por los mercados. Son muchos los expertos los que consideran que en el último movimiento alcista de las Bolsas ha existido un componente de anticipación a esta circunstancia, con reestructuraciones de carteras incluidas. Va en aumento, en cualquier caso, la presión sobre el Banco Central Europeo para que baje los tipos de interés, como si ésta fuera la pócima milagrosa.

Los mercados desoyen, así, las advertencias de prohombres como sir Greenspan. Hace dos semanas dijo que la caída de los tipos de interés no sirve para nada si ésta no va acompañada de medidas estructurales.

La crisis de Alemania y de Estados Unidos van en esa dirección. Aquélla, porque no ha sido capaz de avanzar tras la reunificación ni de ganar en competitividad, según los expertos. æpermil;sta, porque necesita más que nunca la ayuda de los flujos internacionales con los que sustentar déficit crecientes a la vez que sigue con el desprecio al ahorro y mantiene la inflación de los activos gracias a una moneda y unos mercados de acciones sobrevalorados.

La semana pasada se divulgó el crecimiento del 4% del PIB de Estados Unidos correspondiente al tercer trimestre. Muy pocos tiraron cohetes, porque éste volvió a fundamentarse en mayores crecimientos del consumo, principalmente de automóviles; del gasto público no federal y de la inversión en bienes de equipo y software. En el tercer trimestre las exportaciones y los inventarios crecieron menos de lo previsto y, también, como dato curioso, se alcanzó un nivel récord de bancarrotas personales. Las cifras, por tanto, dejan mucho que desear.

Los mercados han vuelto a cotizar con desmesura los indicadores de confianza de los consumidores.