Laboral

France Télécom desmiente que su reestructuración vaya a provocar 45.000 despidos

France Télécom ha negado hoy que esté elaborando un amplio plan de supresión de empleos, en el marco del proyecto de saneamiento que prepara para hacer frente a su deuda de casi 70.000 millones, que los medios de comunicación aseguran que redundará en 45.000 despidos.

La empresa ha reiterado, en un comunicado, que el programa de prejubilación voluntaria emprendido en 1996, sumado a las jubilaciones "naturales", llevará a una reducción de plantilla de unas 20.000 personas en Francia en los próximos tres años. En cambio, asegura, las informaciones publicadas en la prensa en los últimos días sobre un plan adicional de despidos son "totalmente falsas".

La prensa ha evocado ampliamente la posibilidad de la transferencia de empleados de France Télécom que tienen el estatuto de funcionarios a otras administraciones del Estado o a colectividades locales o territoriales. Fuentes sindicales citadas hoy por Le Figaro indican que casi 20.000 empleados se verían afectados por esta operación, escalonada sobre tres años e integrada en un programa global de 45.000 supresiones de empleos. En la actualidad, 108.318 de los 122.000 asalariados cubiertos por un convenio colectivo son funcionarios o empleados contractuales de derecho público, según las cifras citadas por el rotativo.

Según la prensa financiera, el Estado francés, que tiene una participación del 54,5% en France Télécom, contempla una línea de crédito de hasta 9.000 millones, a través de la creación de un establecimiento público de carácter industrial y comercial, que permitiría aplazar una eventual ampliación de capital. Con este montaje, que necesitará el visto bueno de Bruselas y tendrá que satisfacer también a las agencias de calificación de riesgo crediticio, France Télécom podría proceder a una emisión de deuda de unos 5.000 millones de euros en los mercados de capitales a comienzos de 2003.

Con sendas medidas, el grupo espera superar "el muro de liquidez" que debe afrontar el año próximo -reembolsos por valor de 15.000 millones de euros, de los cuales 4.800 millones en el primer trimestre y otros 2.700 millones en el segundo-, indica la prensa financiera. La tercera etapa del plan, una vez reconquistada la confianza de los mercados financieros, sería una ampliación de capital.