Jornadas

Montoro califica de "inaceptable, erróneo y equivocado" flexibilizar el Pacto de Estabilidad

Montoro, que inauguró unas jornadas de la Fundación SEPI sobre la estabilidad presupuestaria, se mostró partidario, de "revisar y modernizar" el Pacto de Estabilidad y de hablar de su contenido pero sin llegar a flexibilizarlo. "Una cosa es revisar y otra cosa bien distinta es flexibilizar, palabra muy poco adecuada", añadió.

En este sentido, el ministro señaló que Europa no puede trasladar la imagen de que está relajando su política presupuestaria y de compromiso con la reducción del déficit, idea que, según Montoro, es necesario "desterrar". "No hay ninguna flexibilización aceptable, no podemos equivocarnos al respecto, aunque sí podemos ir hacia la renovación o modernización de nuestros compromisos", reiteró Montoro.

Ante la relajación del compromiso de reducción del déficit público por parte de ciertos países europeos, el ministro antepuso la posición de la economía española, que en 2003 conseguirá, por tercer año consecutivo, el equilibrio de sus cuentas públicas. Por ello, indicó que el problema de algunos países de la Eurozona es que "no aprovecharon" las fases altas del ciclo para hacer un esfuerzo suficiente en materia de consolidación fiscal.

Así, aseguró que, de cara al futuro y una vez que se confirme la recuperación, todos los miembros de la zona euro deberán cumplir con el requisito de equilibrar sus cuentas, al tiempo que apuntó que el Gobierno español seguirá trabajando en los órganos europeos para que se cumpla el Pacto de Estabilidad, "instrumento necesario para garantizar la coordinación de las políticas presupuestarias europeas".

Rechazo de una fiscalidad agresiva

En esta misma línea, Montoro rechazó las propuestas de quienes defienden las bondades de hacer una política fiscal "más agresiva", aunque esto implique incurrir en déficits públicos. En su opinión, estos planteamientos "entrañan riesgos" como la inflación, la ruptura en el compromiso adquirido del Pacto de Estabilidad y el empeoramiento de las expectativas de los agentes sociales.

Por el contrario, el ministro manifestó que el saneamiento de las cuentas públicas españolas ha permitido crecer y crear empleo por encima de la media de la UE, incrementar la inversión pública y aplicar nuevas rebajas de impuestos. En concreto, recordó que en 2003 entrará en vigor la segunda rebaja del IRPF, la eliminación del IAE para el 90 % de los contribuyentes y la reducción del 18 al 15 % del tipo de gravamen de las plusvalías empresariales.