Proyecto

Siete regiones han cumplido los objetivos del Plan de Vivienda

Aunque el Plan de Vivienda fue aprobado en el primer Consejo de Ministros de este año, el reparto de la financiación entre las distintas entidades crediticias y la firma de los convenios con las comunidades autónomas imposibilitaron que empezara a ser operativo hasta el mes de julio, en la mayoría de los casos.

Así, pese a llevar escasamente cinco meses en funcionamiento, hay siete regiones (Andalucía, Asturias, Aragón, Castilla y León, Galicia, La Rioja y la Comunidad Valenciana) que ya han agotado el cupo de viviendas protegidas de nueva construcción que les otorgaba en primera instancia el convenio que firmaron con Fomento. El nuevo Plan de Vivienda establece entre sus novedades que aquellas autonomías que terminaran su cupo antes del 31 de diciembre tendrían derecho a un remanente adicional, procedente de la reserva de eficacia.

Esta iniciativa fue ideada precisamente para premiar a las comunidades capaces de gestionar más rápidamente sus recursos y poner en evidencia a aquellas que no cumplieran con los objetivos.

'Es importante que los Gobiernos autonómicos tengan en cuenta esta premisa, porque toda la financiación que no se consuma a final de año deberá ser devuelta a Hacienda', recuerdan desde el Ministerio de Fomento.

Las mismas fuentes confirmaron a este periódico que algunas de las consejerías que ya han solicitado ampliar su cupo han recibido la pertinente autorización para que no se paralice el proceso de calificaciones de las promociones.

Del resto de Ejecutivos regionales, sólo destaca la baja ejecución declarada por Cantabria y Castilla-La Mancha, que no han podido llevar a cabo ni siquiera el 25% de los objetivos programados en el apartado de viviendas de nueva construcción.

Entre las restantes autonomías, las cifras son muy alentadoras, ya que Madrid y Cataluña, dos de los territorios donde existe más demanda de este tipo de viviendas dado el alto coste de los pisos de renta libre, registran a octubre elevados grados de ejecución, con el 79,03% y el 77,73%, respectivamente.

Actuaciones

Cierran la relación, Extremadura, a punto de cumplir el objetivo de viviendas proyectadas, con una grado de cumplimiento del 94,02%; y Murcia, que ya ha ejecutado el 83,4% de su programa.

Dado el elevado ritmo de calificaciones de la mayoría de regiones, éste podría ser el primer año del inicio de un plan cuatrienal en el que se logra la ejecución del 100% de los objetivos.

Fuentes de Fomento, que a principios de año se resistían a dar las cifras de actuaciones previstas para 2002, 'porque la demanda será la que fije la auténtica necesidad de vivienda protegida que tiene España', aseguran ahora que en estos momentos el ministerio dispone de financiación para llevar a cabo un total de 120.000 actuaciones, entre viviendas de nueva construcción, promociones de alquiler, rehabilitación u operaciones de suelo. De ese número total, la mitad lo ha absorbido ya el volumen de viviendas de nueva construcción que han sido calificadas, por lo que las perspectivas no pueden ser más favorables.

Las consejerías con responsabilidad en materia de vivienda consultadas han interpretado esta buena acogida del plan como el principio de una recuperación del mercado de los pisos de protección oficial (VPO), después de que la construcción de estas casas haya sumado caídas consecutivas en los últimos años y haya pasado de representar casi la mitad de la producción de vivienda nueva a principios de los noventa a un exiguo 10% en 2001. La subida del precio básico de la VPO en un 6%, hasta situarse en 623,77 euros por metro cuadrado de superficie útil, ha sido el principal estímulo para que los promotores vuelvan a apostar por este segmento del negocio inmobiliario.

Todo ello sumado a los indicios que apuntan a que la frenética actividad del mercado de la vivienda libre toca a su fin por el agotamiento de la demanda y el espectacular incremento que han protagonizado los precios.

Navarra y País Vasco, con más competencias

Euskadi y Navarra son las únicas autonomías con competencias plenas en vivienda protegida. En el País Vasco, la dotación presupuestaria para el departamento que dirige Javier Madrazo es de 178,71 millones de euros este año y para 2003 se ha aumentado en más de 29 millones. Actualmente, el 35% de la edificación residencial en construcción en Euskadi es de VPO. El Plan Director 2002-2005 prevé que en ocho años el número de viviendas protegidas en construcción supere al de libres.Por su parte, el proyecto de Ley de Ordenación del Territorio y Urbanismo en Navarra prevé obligar a los ayuntamientos a reservar un mínimo del 50% de la nueva capacidad residencial para VPO. Otro elemento diferenciador es que no sólo se ha acordado este año aumentar el 12% el precio del módulo de VPO para hacerlo atractivo a la promoción privada, sino que se ha apostado por una fórmula automática de actualización del mismo según el valor de mercado. Navarra incluso bajó dos puntos los tipos hipotecarios para adquirir VPO, informa Kirru Artea.