Resultados

ING gana un 17,8% menos y anuncia la supresión de 1.000 empleos

El grupo financiero holandés ING ha decidido suprimir 1.000 empleos en su división de grandes clientes internacionales en el marco de un plan de reestructuración, tras la caída de un 17,8% en sus resultados en el tercer trimestre.

El recorte de 1.000 empleos se añade a la reciente supresión de otros 700 puestos de trabajo. La reestructuración supone asimismo el cierre de centros administrativos, que dará lugar a una carga de reorganización de 128 millones de euros.

El grupo de banca y seguros obtuvo un beneficio neto de 741 millones de euros entre julio y septiembre, cifra que representa una caída del 17,8% en comparación con el mismo período del año anterior.

El beneficio al margen de extraordinarios se incrementó un 8%, hasta los 974 millones de euros. La diferencia entre este resultado y el beneficio neto se explica por pérdidas por participaciones en acciones más importantes de las previstas, costes de adquisición amortizados más rápidamente, provisiones más bajas y una presión fiscal más fuerte.

El presidente ejecutivo de ING, Ewald Kist, señaló en un comunicado que la persistencia de un entorno económico deteriorado y la degradación continua de los índices bursátiles afectaron los resultados del banco en los nueve primeros meses del ejercicio.