Cable

Estados Unidos aprueba, con restricciones, la fusión entre AT&T Broadband y Comcast

La Comisión Federal de las Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos ha anunciado que ha aprobado bajo condiciones la fusión de las dos operadoras por cable estadounidenses Comcast y AT&T Broadband, filial del grupo AT&T.

Ambas compañías informaron ayer de que habían completado la oferta de intercambio y consentimiento relacionada con la deuda existente de AT&T, valorada en 11.800 millones de euros.

Esto colocaba a Comcast, una proveedora de banda ancha, un paso más cerca de convertirse en la mayor empresa de cable de Estados Unidos, con más de 22 millones de abonados. La transacción asciende a 72.000 millones de euros. Por ella, ATT anunció hace un mes que preveía suprimir 1.700 empleos.

En un comunicado de prensa publicado el lunes, las empresas dijeron que 8.500 millones en notas fueron ofrecidas y cerca de 8.200 millones de las mismas fueron aceptadas en la oferta de intercambio.

La integración de ATT Broadband y Comcast recibió la aprobación de los accionistas de ambas compañías el pasado 10 de julio pero todavía estaba pendiente de recibir la autorización del Departamento de Justicia.

La FCC rehusó la semana pasada a ampliar su investigación sobre la propuesta de fusión, despejando así el camino para la esperada aprobación del acuerdo.