Sanidad

Madrid y Extremadura pactan con los colegios farmacéuticos

Entre otras cosas, los dos servicios de salud han incluido en el nuevo acuerdo un epígrafe que apuesta decididamente por la prescripción de genéricos y de medicamentos que sólo lleven consignado el principio activo, como impulsó Andalucía hace varios años. Esta comunidad también está inmersa en estos momentos en la renegociación del convenio con los farmacéuticos.

El haber impulsado la prescripción por principio activo tiene enorme trascendencia. Por un lado, y como ha explicado a este periódico el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, José Enrique Hours, el nuevo convenio de la región, antes de firmarse, contó con el visto bueno del Ministerio de Sanidad. Por otro, como señala Guillermo Fernández Vara, consejero de Sanidad de Extremadura, 'pone los antecedentes para un posible acuerdo en este sentido en el seno del consejo interterritorial de salud, cuya próxima reunión para discutir estos asuntos se celebrará el 18 de noviembre'.

Diferencias entre regiones

Los acuerdos de Madrid y Extremadura presentan algunas diferencias con respecto al de Andalucía. En la comunidad que preside Manuel Chaves, cuando un médico extiende una receta y en ella, en lugar de prescribir un medicamento de marca prescribe sólo el principio activo, el farmacéutico que suministra ese medicamento podrá vender el fármaco que quiera, pero sólo cobrará, porque a ese acuerdo llegaron farmacéuticos y Junta de Andalucía en su día, el más barato.

Tanto en Madrid como en Extremadura la horquilla se ha ampliado, y el boticario podrá vender uno de los tres de precio inferior. Con ello se intenta evitar el desabastecimiento.

Los tres acuerdos respetan la libre prescripción del médico, por lo que debe ser la Administración sanitaria la que incentive al facultativo de atención primaria para que opte por los genéricos o la fórmula del principio activo.

En estos momentos, y según ha explicado el consejero extremeño, Guillermo Fernández Vara, la Junta está estudiando diversas fórmulas para compensar económicamente a los médicos. La compensación se añadiría al capítulo de productividad del facultativo, que se fija teniendo en cuenta varios indicadores que mejoran la atención sanitaria de los centros de salud. Madrid, con una cuota de genéricos del 10%, sólo recomienda una prescripción de calidad.

En cuanto al resto de comunidades, la mayoría (Castilla y León, Cantabria, Asturias, Castilla-La Mancha, Baleares y el País Vasco) están esperando al acuerdo del consejo interterritorial para fijar los términos de la medida en sus respectivos territorios. Aragón y Murcia están renegociando en estos momentos y La Rioja acaba de prorrogar el convenio anterior sin incluir ninguna promoción de este tipo. Galicia y Canarias tendrán que esperar dos años antes de hacer cambios y Cataluña ha optado por impulsar el uso de genéricos, antes que la receta por principio activo, y corresponsabilizar en el gasto a todos los agentes del sistema.