Resultados

El beneficio del SCH cae el 13,59% por el impacto de las crisis brasileña y argentina

Todo estaba perfectamente planificado. El consejero delegado del Santander Central Hispano, Alfredo Sáenz, fue ayer el responsable de presentar en rueda de prensa y ante los analistas los resultados correspondientes a los nueve primeros meses, periodo en el que el grupo obtuvo un beneficio atribuido de 1.721,9 millones, con una caída del 13,59%.

Francisco Gómez Roldán, director general del banco, fue, por el contrario, el responsable de explicar la evolución del negocio del banco.

Sáenz no quiso perder la ocasión para insistir en un mensaje: los 'buenos' resultados cualitativos obtenidos por el grupo a pesar de la caída del beneficio. También aprovechó para asegurar que lo peor en Brasil había pasado tras 'un segundo y tercer trimestres de mucho estrés'.

SANTANDER 2,64 -1,05%

Sáenz, de hecho, reiteró que la caída del beneficio era consecuencia de los malos resultados por operaciones financieras (bajaron el 70,56% tras aportar a la cuenta sólo 178,4 millones) y por los tipos de cambio de las monedas latinoamericanas, principalmente del real brasileño, que han afectado a la cuenta de resultados y a las reservas del banco. Aseguró, no obstante, que el negocio del grupo ha ido bien tanto en España como en Latinoamérica, incluido Brasil, y que ha sido la devaluación de las monedas lo que ha 'enmascarado' los resultados.

También reiteró en varias ocasiones que el banco cumplirá tanto sus objetivos de beneficios para el cierre del año (prevé ganar 2.250 millones de euros, el 10% menos que un año antes), tras rebajarlos en junio, como sus objetivos de ratios de solvencia, a los que restó en todo momento importancia.

Brasil y Argentina centraron gran parte del acto de ayer. No en vano han sido estos dos países los que han lastrado no sólo los beneficios del grupo, sino también su cotización en Bolsa.

Respecto a Argentina, afirmó que 'no nos preocupa nada, porque tenemos suficientes provisiones para acomodar cualquier situación que se produzca'. Y añadió que 'lo normal es que Argentina nos devuelva provisiones en algún momento'.

En este país, donde el Santander cuenta con el Banco Río de la Plata, cuya inversión quedó totalmente provisionada el pasado año, se ha optado nuevamente por neutralizar los resultados de esta filial. A pesar de ello, el efecto en el beneficio atribuido en Latinoamérica es evidente, al alcanzar 1.063,2 millones de euros, el 14,5% menos que un año antes, consecuencia, principalmente, de las pérdidas de 131,9 millones en Argentina y de otras en operaciones financieras en Brasil.

Menor caída del resultado

Sin contabilizar Argentina, el grupo SCH hubiera aminorado la caída de su beneficio atribuido al 7,5%.

En Brasil, país en el que el Santander cuenta con Banespa, el banco ha ganado 451,6 millones, un 6,2% más que un año antes, tras asumir unas pérdidas contra resultados de 313,8 millones por operaciones financieras (29,7 millones obtenidos un año antes). Los mayores resultados obtenidos por el Santander en Brasil también están influidos por el aumento de la participación del banco en Banespa. Para el cierre del año se espera un beneficio en este país de 600 millones.

Sáenz insistió ayer en que el banco había ido disminuyendo el riesgo en Brasil y la situación 'ya es confortable'. A septiembre la cartera de deuda ascendía a 4.286 millones de euros, tras reducirla por la venta y vencimientos. Así, a los 313,8 millones de pérdidas registradas en la cuenta de resultados hay que sumar otros 202 millones que se han provisionado contra reservas por la devaluación del real.

Sáenz explicó que el nivel de riesgo y el peso de la cartera de deuda que tiene el SCH en Brasil son ya similares a los del resto de la banca brasileña (entre el 25% al 30%). Y añadió que el banco tiene una cobertura natural en este país, ya que cualquier tipo de actuación sobre la deuda producirá automáticamente 'un reacomodo de la política de precios' (en los depósitos), que afecta directamente al cliente particular.

Hasta el cierre del ejercicio la cartera de deuda de Banespa se reducirá otros 300 millones de euros por vencimiento. El SCH también ha comenzado a cubrirse en otras monedas locales, política que pondrá en marcha en toda la región para evitar que las devaluaciones puedan volver a alterar las previsiones y beneficios del grupo. Ya ha aplicado esta política en México y Chile.

Alfredo Sáenz también explicó en rueda de prensa la intención del banco de amortizar en cinco años el fondo de comercio de Banespa. El grupo pidió al Banco de España ampliar este plazo a 10 años, lo que fue autorizado. Pero, finalmente ha optado por amortizarlo en cinco ejercicios, puesto que, según reconoció Sáenz, el mercado penaliza esta ampliación y la situación de Brasil es más optimista, no siendo necesario aprovechar esta excepción.

La buena marcha del negocio típico bancario se refleja en el margen de intermediación, que cae un 4%, pero si se elimina el impacto de Argentina y la evolución de los tipos de cambio, se hubiera producido un crecimiento del 9%.

Como novedad, el consejero delegado anunció ayer que el banco no volverá a hacer previsiones para los próximos ejercicios, y lo justificó en recomendaciones de los reguladores internacionales.

Las plusvalías latentes del grupo ascendieron a septiembre a 2.700 millones, muy por debajo de los 5.000 millones registrados en el primer semestre. De esta cifra, 1.100 millones corresponden al 8,11% que posee del Royal Bank of Scotland.

Sáenz justificó la subida de la participación del banco en Unión Fenosa del 16,5% al 20,4% para 'dejar claro' su apoyo a la eléctrica en un momento en que las acciones de la compañía llegaron a desplomarse más de un 10% ante un 'ataque' externo. Descartó, por el contrario, una posible venta de su participación en Antena 3.