Balance

Argentina y Brasil minan los resultados del Santander hasta septiembre

El banco presidido por Emilio Botín obtuvo en los nueve primeros meses del 2002 un beneficio neto atribuido de 1.721,9 millones de euros, lo que supone una rebaja del 13,6% respecto a los resultados conseguidos entre enero y septiembre de 2001. El banco, que prevé obtener un beneficio un 10% inferior en 2002 al del 2001, atribuye la caída a la situación que atraviesan sus filiales en Argentina, a los tipos de cambio y, en general, a "un contexto internacional desfavorable".

Según comunicó el banco a la CNMV, si se descontara el efecto de la situación Argentina, cuyas filiales allí instaladas mantienen una nula aportación al beneficio del banco, los resultados de la entidad hasta septiembre habrían disminuido un 7,5%.

La evolución del balance del banco también se ha visto influida por la devaluación de las principales monedas latinoamericanas, de forma que el volumen de créditos cayó un 1,79%, hasta los 164.342 millones, y los recursos gestionados bajaron un 2,83%, hasta los 308.735 millones de euros.

SANTANDER 3,58 0,41%

Las comisiones cayeron un 5,5% y los resultados por operaciones financieras bajaron por encima del 70%, lo que lleva a un margen ordinario de 10.760 millones, un 7,92% menos. Pese a este descenso, el banco ha llevado a cabo una fuerte política de reducción de gastos, próxima al 13%, que ha permitido mejoras en el margen de explotación, que aun así cayó un 1,45%, y en el ratio de eficiencia, que se situó en el 51,2%.

Saenz muestra su confianza en Brasil

El consejero delegado del Santander Central Hispano, Alfredo Saenz, mostró hoy su confianza en la próxima evolución de la banca en Brasil y afirmó que "el tema está ya clarito" y "nuestro grupo está suficientemente confortable" en este país.

En la presentación de resultados del tercer trimestre, Saenz explicó que su filial Banespa consiguió en los nueve primeros meses un beneficio neto atribuido de 452 millones de euros, un 6,2% más que en el mismo periodo del año anterior, pese a haber cargado contra resultados 314 millones de pérdidas que tuvo en operaciones financieras.

Pese a su confianza en que el cuarto trimestre será tan bueno como el tercero, Saenz reconoció que "estamos preparando al banco para situaciones complicadas, disminuyendo nuestro perfil de riesgo para estar tranquilos y transmitirlo así al mercado", del que dijo que en los últimos meses ha tenido una reacción "histérica".

Entre sus actuaciones conservadoras, Banespa disminuyó su cartera de deuda al término de septiembre hasta los 4.286 millones de euros y la situó en niveles parecidos al resto de sus competidores.

Ante esta situación, Saenz advirtió que "cualquier tipo de actuación sobre la deuda va a producir automáticamente un re-acomodo de la política de precios" de la banca, que afectará de manera directa a los clientes minoristas.

El consejero delegado del Santander Central Hispano también se mostró optimista respecto a la situación argentina, de la que dijo que "estamos como estábamos", pero sin crisis de liquidez en la banca y con suficientes ingresos por comisiones para cubrir los gastos, "lo que nos permitirá mantenernos en este limbo durante meses".

En los nueve primeros meses del año, el Santander perdió en Argentina 131,9 millones de euros, aunque estos resultados no se atribuyen al conjunto del grupo, que ha adoptado la política de neutralizarlos, ya que "introducen una distorsión importante en el análisis e interpretación" de su evolución.