Inmobiliaria

Inversores estadounidenses entran en el negocio geriátrico en España

Los estadounidenses David Collins y John Booty han decidido replicar en Europa el negocio de vivienda de lujo y servicios para mayores que en 1980 fundaron en California y Florida a través de ARV Assisted Living.

Esta sociedad, que cotiza en la Bolsa de Nueva York y está participada por el banco francés de inversión Lazard, ha construido en su historia 150 urbanizaciones para jubilados y en la actualidad gestiona 70 complejos, con unas ventas anuales de 150 millones de dólares (153 millones de euros), en un país donde el volumen de negocio de este sector asciende a 25.000 millones de dólares (25.500 millones de euros).

Tras estudiar las oportunidades que ofrecían Portugal e Italia decidieron apostar por Málaga, convencidos de que es cierto el tópico de que 'la Costa del Sol es la California de Europa', razona David Collins.

'En Florida o California hace 25 años iban de vacaciones personas que vivían en las zonas más frías del país. Después cada vez pasaban más tiempo, hasta que se quedaban temporadas largas o definitivamente. El siguiente paso era demandar estos servicios. En la Costa del Sol sucede ahora lo mismo, por eso hemos optado por este mercado', precisa el consejero de ARV.

Junto al cliente europeo que ya reside o veranea en la zona, los promotores también destacan el potencial del mercado español, 'que ha sufrido un importante cambio', según Collins, a causa de la longevidad, envejecimiento de la población, movilidad geográfica y ansias por disfrutar de una cierta independencia tras la jubilación.

Los cofundadores de ARV Assisted Limited han buscado la alianza de un socio local, el grupo promotor Suite, con el que han constituido la sociedad Senior Living International para su desembarco en España. Por el momento tienen proyectados cinco complejos en la Costa del Sol, con 1.000 viviendas y una inversión global de 190 millones de euros.

Previsiones

La intención del grupo es tener estas urbanizaciones operativas en 2005. El primer complejo empezará a edificarse en Benalmádena en el primer trimestre de 2003 y contempla 102 viviendas en venta, así como 48 en alquiler.

'Los demás proyectos o tienen ya suelo previsto o se está en fase de elección', según Tomás Gasset, director financiero de Suite. La particularidad del modelo que desarrolla este grupo reside en que promueven viviendas de lujo dotadas de una amplia gama de servicios de ocio y domésticos, entre los que no figuran los médicos, mientras que la competencia focaliza su punto de atención en torno a la asistencia sanitaria.

La tercera edad se ha desvelado como una atractiva área de diversificación para promotores inmobiliarios, con Prasa a la cabeza, que tiene en proyecto a través de su filial, Sanyres, 14 centros geriátricos. Tampoco pasa inadvertida a las entidades financieras, como Caja Navarra, que planea promover 50 complejos hasta 2006.

En esta misma política se encuadra el grupo Suite, que actualmente tiene en edificación 770 viviendas, con una inversión global de 235 millones de euros, mientras trata de abrir nuevas vías de negocio tanto en el sector de la tercera edad como en el hotelero.