Posibilidad

Zapatero descarta una moción de censura, pero prevé más sorpresas

El debate presupuestario ha dejado buen sabor de boca en el líder del PSOE, pero no tanto como para pensar en la posibilidad de una moción de censura contra José María Aznar. Así lo dijo ayer en un almuerzo organizado por la Asociación de Periodistas Europeos, en el que desveló que fue la actitud retadora del presidente del Gobierno la que le movió la semana pasada a decidir que subiría a la tribuna del Congreso para rebatir el proyecto de Ley de Presupuestos.

Zapatero considera que una forma de 'dar vida' al Parlamento es evitar 'que todo sea previsible', por lo que a partir de ahora el Gobierno no podrá dormirse en los laureles a pesar de la mayoría absoluta que le sostiene en las dos Cámaras. El líder del PSOE reveló ayer que lo que más le sorprendió el martes fue que Aznar no tuviera reflejos para contestarle desde la tribuna ni que siquiera hubiera preparado un plan alternativo al del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

La sucesiva acumulación de errores por parte del Ejecutivo, mantuvo Zapatero, hará ganar al PSOE las elecciones de 2004. En este contexto, recordó las recientes explicaciones del ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, sobre el aumento del precio de la vivienda o el riesgo de expulsión de la UE expuesto por Montoro si en España algún día se pusiera en práctica la alternativa presentada el martes por el PSOE.

El líder socialista aseguró ayer que, si gana las elecciones, suprimirá los Ministerios de Presidencia y Administraciones Públicas y creará un nuevo departamento que sume las competencias de Relaciones con las Cortes y el diálogo con las Administraciones territoriales. También unificará los departamentos de Educación y Ciencia y Tecnología para posibilitar la convergencia en seis años con las políticas europeas de investigación y desarrollo. Zapatero reunificaría, asimismo, los Ministerios de Economía y Hacienda.

El líder socialista informó de que su partido madurará la oferta fiscal dentro de un año y que ésta incorporará una reducción de tramos en el IRPF y un 'replanteamiento a fondo' de las deducciones. Recordó que el PP no precisó la letra pequeña de su reforma hasta 1997, un año después de ganar las elecciones.

RTVE independiente

Zapatero se comprometió también a reformar el Estatuto de Radio y Televisión Española para conseguir que su futuro director general sea independiente de la política gubernamental. 'Quiero llegar a que el director general pueda criticar públicamente sin problemas al presidente del Gobierno, porque la democracia no puede tener en ningún caso este tipo de ataduras', sentenció.

José María Aznar no habla con Zapatero desde que en marzo pasado el primero le llamó para darle el pésame por el asesinato de un concejal socialista en el País Vasco. El secretario general del PSOE prometió ayer que, si llega al Gobierno, instaurará una relación periódica 'normalizada' para asuntos de Estado con el actual presidente del Ejecutivo y con los tres que le han precedido, 'pues no se puede derrochar tanto capital humano'.

En el capítulo vasco, Zapatero abogó por que el Gobierno central recupere una relación mucho más fluida con el Ejecutivo de Vitoria ante la compleja situación por la que atraviesa Euskadi. Hay dos mensajes que el líder socialista considera esencial dar en estos momentos desde las fuerzas políticas democráticas: en primer lugar, que 'ETA no va a obtener nada con la violencia' y, en segundo lugar, que no se avanzará 'en dirección alguna hasta que no se derrote el terrorismo'.