Multinacional

UB anuncia a los trabajadores de Fontaneda que son empleados de Marbú

La multinacional United Biscuits anunció hoy al Comité de Empresa que los trabajadores de la factoría de Fontaneda en Aguilar de Campoo pertenecen a la plantilla de Marbú, en Viana (Navarra).

Según el presidente del órgano sindical, Hilario Alvarez, con esta decisión la multinacional ha completado la operación de absorción de Fontaneda por parte de Marbú, también perteneciente a United Biscuits.

Tras completarse esta operación, según precisó Alvarez, los 212 trabajadores de la centenaria galletera palentina serán trasladados a otros centros de producción de la multinacional en España, los de Viana (Navarra) y Orozko (Vizcaya), después de culminar un periodo de consultas que se abrirá a partir de ahora entre empresa y Comité de Empresa.

El presidente del Comité de Empresa de Fontaneda comentó que "la escueta" información recibida de United Biscuits reitera que "somos trabajadores de Marbú, aunque bajo el convenio suscrito en Fontaneda".

Hilario Alvarez manifestó que la mayoría de los trabajadores y vecinos de Aguilar aún desconocen esta comunicación y no descartó la convocatoria de nuevas movilizaciones para el mantenimiento de la planta en Aguilar de Campoo, continuación de las emprendidas en la comarca palentina desde que el pasado 4 de abril United Biscuits anunciara el cierre de la planta galletera.

Alvarez apuntó que tras producirse esta absorción se hace necesaria una reunión del Comité de Empresa, para la que "todavía no ha habido tiempo material", en la que se adoptarán nuevas medidas de presión para protestar por la nueva situación de la plantilla de Aguilar, que de continuar el proceso de fusión se tendrá que trasladar a las plantas de United Biscuits en Viana y Orozko.

Por otro lado, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, hizo hoy un llamamiento al diálogo y al entendimiento para garantizar los puestos de trabajo de la fábrica de Aguilar de Campoo.

"Las últimas noticias no indican que la situación avance en la línea que la Junta ha venido defendiendo en los últimos meses desde que se planteara la decisión del grupo propietario de la fábrica de cerrar y, por lo tanto, de producir la pérdida de los puestos de trabajo", señaló el presidente regional. Herrera insistió en que es el momento, "ahora más que nunca", de realizar un llamamiento a lo que, según dijo, ha sido el requerimiento, la exigencia y el esfuerzo de la Junta durante estos últimos meses, es decir, "propiciar el diálogo, el entendimiento, y facilitar que prosperen algunas de las alternativas industriales que, con garantías laborales y de inversión, permitan que se mantengan esos puestos en el sector galletero de Aguilar", declaró.

Herrera dejó por zanjado el asunto recordando que es responsabilidad de todos los agentes sociales, económicos y políticos "el que se propicie ese clima de entendimiento y de acuerdo".