Innovación

Telecontrol de subcontratas

Las grandes empresas de sectores como el textil o el calzado conviven en su quehacer diario con pequeños talleres, incluso con personas en su casa, que realizan parte de la producción. Desde acabados a unos determinados adornos de una pieza de vestir se elaboran fuera de la factoría principal, que envía el producto semielaborado y recibe posteriormente terminado el trabajo que se ha encomendado a ese pequeño taller.

Pero, ¿cómo saber en qué punto de producción están las piezas que se han enviado a estos trabajadores externos?, ¿de qué forma se puede conocer cuántas piezas están ya terminadas? La empresa de informática alicantina Activa.Icon ha desarrollado una herramienta que da respuesta a estas preguntas.

En colaboración con los institutos tecnológicos del textil de España (Aitex), Portugal y Hungría, así como con cuatro empresas textiles, dos de Portugal, una húngara y una española, María José Navarro, Activa.Icon ha desarrollado Telemara. 'Se trata de un programa de telegestión de procesos externalizados que permite por una parte a la empresa saber en qué estado está su orden de trabajo y a los teletrabajadores clarificar su tarea', explica Moisés Jiménez, gerente de la empresa alicantina.

El proceso es el siguiente. La empresa que quiere trabajar con los talleres externos instala en ellos un ordenador y una línea telefónica dedicado a este fin. Por Internet se envía la orden de trabajo. Cuando llega el material sobre el que trabajar, cada pieza lleva un código de barras que leído con el ordenador especifica los pasos que el trabajador debe realizar en cada una de las piezas. El operario externo va realizando cada una de estas tareas y marcando en el ordenador la finalización de las mismas. De esta forma, cuando la empresa se conecta con el ordenador de las subcontratas, conoce al instante la situación de su orden de trabajo, con lo que puede hacer una previsión de cuándo estará finalizado. Cuando el trabajador acaba con la pieza, emite una etiqueta con código de barras para que la pieza pase o a la fábrica central o al siguiente taller.

'El sistema, además, recoge los datos de cada uno de los operarios externos, lo que permite autofacturar el trabajo realizado, facilitando los trámites', explica Jiménez. Este dato es especialmente importante en sectores como el textil, donde existen gran cantidad de mujeres que aportan parte de la renta familiar con este tipo de trabajos.

El proyecto ha supuestos una inversión de 1,03 millones de euros, subvencionados al 100% por la Comisión Europea, que ha visto en este proyecto una forma para que un sector tan periférico del tejido empresarial pueda incorporarse a la sociedad de la información. Activa.Icon está ultimando el acuerdo con los socios que han participado en el desarrollo del proyecto Telemara para empezar a licenciar el programa. Será la propia empresa, que facturó 1,4 millones de euros en 2001, la que se encargará de su distribución.