Elecciones alemanas

Stoiber concentra sus críticas en la política económica socialdemócrata

Al final, la gente se preguntará a sí misma si su familia y ellos mismos están hoy mejor que hace cuatro años', señaló el líder del Partido Democristiano (CDU). 'Y una respuesta sincera es muy clara: esto no puede continuar durante cuatro años más', añadió.

La crítica de Stoiber a la política económica socialdemócrata resonó con especial fuerza en una jornada en la que el instituto ZEW publicó un informe bastante desalentador. 'No hay signos de recuperación económica para el año que viene, e incluso aumentan las probabilidades de una recesión', declaró Wolfgang Franz, presidente de este instituto, tras presentar el documento.

El estudio de ZEW rebajó las expectativas de crecimiento de Alemania al nivel más bajo de los ocho últimos meses. Los expertos aseguraron que esta tercera rebaja consecutiva en las expectativas económicas de Alemania podría ser un anticipo del indicador Ifo.

El canciller Schröder apareció ayer en televisión para ofrecer a la ONU todos los expertos alemanes que sean necesarios para inspeccionar los arsenales nucleares de Irak, pero no hizo ninguna referencia a los dos temas que, a cinco días de las elecciones, más quieren discutir los conservadores: la economía y la inmigración.

'Cuando un canciller promete cosas tan importantes como una reducción del desempleo por debajo de los cuatro millones de parados y no lo consigue, entonces tiene que atenerse a las consecuencias', afirmó Edmund Stoiber, el candidato del Partido Democristiano (CDU).

Menos paro en septiembre

Sobre el espinoso tema del desempleo, sólo Franz Müntefering, secretario general de los socialdemócratas, se atrevió a hacer unas previsiones que suenan poco realistas: 'En septiembre, el paro bajará de los cuatro millones'.

La coalición rojiverde que gobierna Berlín presentó a mediados de agosto el informe de la Comisión Hartz, un documento que incluye 13 propuestas para reducir por la mitad la cifra de parados en Alemania en tres años.

La propuesta de reforma del mercado de trabajo volvió ayer a ser blanco de las críticas de Stoiber. 'En este año van a desaparecer más de 600.000 puestos de trabajo. El problema del desempleo no podrá ser solucionado mientras se siga inyectando dinero en empresas que no se sabe si tienen futuro', afirmó.

Sin embargo, el político conservador prefirió ser más cauto que Schröder y evitó fijar la cifra de empleos que lograría su Gobierno en el caso de que el domingo se alce con la mayoría parlamentaria.

Tanto Stoiber como la presidenta de la CDU, Angela Merkel, confían en una segura victoria en las elecciones. Sobre las posibilidades de coalición, ambos políticos sólo contemplan una unión con los liberales de la FDP, ya que éstos son los únicos que comparten puntos esenciales de gobierno con los conservadores. Tanto Stoiber como Merkel rechazaron una gran coalición con los socialdemócratas, que por el contrario el partido de Schröder no descarta.

Según el último sondeo hecho público ayer por el Instituto Forsa, el 56% de los encuestados no cree que la CDU logre arrancar más votos a través del giro dado en su discurso.

El lunes, los conservadores introdujeron el polémico tema de la inmigración, presentando un programa alternativo a la ley de extranjería aprobada hace varios meses en el Parlamento. Sólo un tercio de las personas preguntadas por Forsa da por segura una victoria del partido conservador.