Bolsa

Wall Street comienza a conocer la calificación de vender

La semana pasada sucedió algo inédito en Wall Street. Por primera vez en la historia un analista cometía la osadía de otorgar una recomendación de vender al todopoderoso Citigroup. El analista en cuestión, Michael Mayo, era de Prudential, la primera firma que simplificó a tres (comprar, vender y mantener) el espectro de la terminología de recomendaciones.

Prudential redujo a tres las nomenclatura de recomendación en mayo del año pasado. Un año más tarde, el regulador estadounidense (SEC en sus siglas inglesas) obligaba al resto de la comunidad financiera a seguir el mismo camino. El objetivo de la SEC es simplificar al máximo y armonizar el galimatías terminológico, pero también aumentar la transparencia.

Desde el 9 de septiembre, las firmas de Wall Street están obligadas también a reproducir una estadística en todos sus informes del porcentaje de recomendaciones de comprar, vender y mantener que la entidad otorga sobre el total de las empresas que analiza; además de un gráfico histórico de la evolución del valor con las fechas en las que hay un cambio de recomendación, así como una amplia explicación de lo que significa cada término de recomendación y alertas sobre si la firma tiene en marcha negocios de banca de inversión sobre la empresa analizada.

La nueva normativa ha dado como primer resultado que las recomendaciones de vender sobre el total de compañías de Wall Street ha pasado del 1,58% en septiembre de 2001 al 4,7% en el mismo mes de este año, según cuenta Bloomberg con datos de First Call Thomson. Algunas firmas, como Lehman y Salomon recomiendan vender en el 28% y el 26% de sus informes, respectivamente, porcentaje que se reduce al 6% en Merrill Lynch, al 5% en UBS y al 3% en Deutsche Bank.