Crisis

El plan de saneamiento de France Télécom no llegará hasta finales de mes

El Gobierno francés decidirá a finales de septiembre o principios de octubre quién será el nuevo presidente del France Télécom, encargado de liderar y dirimir la nueva estrategia del grupo, después de las fuertes pérdidas netas semestrales presentadas por el grupo ayer, según ha anunciado hoy el ministro de Finanzas galo, Francis Mer.

El hasta ahora presidente del grupo, Michel Bon, dimitió ayer de su puesto después de presentar al Consejo de Administración de la compañía una pérdida neta de 12.200 millones en el primer semestre y una deuda acumulada de 69.700 millones, vinculadas a las provisiones que ha efectuado France Télécom en Mobilcom.

En relación con el sustituto, Mer apuesta por un empresario industrial "que conozca el sector tecnológico, que conozca el mercado y que tenga una dimensión internacional". Asimismo, ha subrayado que París contribuirá a reforzar de manera sustancial los fondos propios de la empresa en un calendario en función de las condiciones del mercado.

MÁS INFORMACIÓN

Según los expertos, parece invevitable que la Administración gala haga frente a una ampliación de capital. Una recapitalización de 10.000 a 15.000 millones obligaría al Estado a un esfuerzo financiero considerable, en un contexto de restricción presupuestaria.

La cotización de France Télécom sufre hoy una acusada caída en la Bolsa de París, penalizada por el anuncio de la dimisión de su presidente, Michel Bon, y por la falta de un plan para reducir la deuda récord de casi 70.000 millones de euros del operador francés de telecomunicaciones.

Tras ceder en ocasiones hasta un 16%, los títulos de France Télécom se dejaban al cierre un 2,63%. Mucho más pronunciada está siendo la caída de las acciones de Mobilcom, que acusaron el temor a una inminente suspensión de pagos y se dejaban en el Nemax alemán un 41%.

Berlín, al rescate de Mobilcom

El Gobierno alemán ha asegurado hoy que hará lo que esté en su mano por salvar de la quiebra a la operadora Mobilcom, que ya ha declarado que se enfrenta a una inminente suspensión de pagos tras la retirada del grupo francés France Télécom, su principal accionista y la única empresa de la que estaba recibiendo apoyo financiero.

Berlín acudirá al rescate de la operadora Mobilcom, que ya no recibirá más financiación de France Télécom según decidió anoche la francesa tras un consejo de administración maratoniano. La teleco gala anunció también la dimisión de su presidente, Michel Bon, que deja una compañía con 69.700 millones de euros de deuda y unas pérdidas semestrales de 12.200 millones.

La portavoz del Gobierno alemán Charima Reinhard ha asegurado hoy que "por lo que tenemos entendido, Mobilcom es una compañía fuerte a la que uno puede respaldar", y añadió que el Ministerio de Justicia se ocupará de que France Télécom mantenga sus obligaciones para con la alemana. El presidente de Mobilcom y principal accionista Gerhard Schmid también ha sugerido la posibilidad de emprender acciones judiciales en ese sentido.

El canciller alemán, Gerhard Schröder, se ha ofrecido como mediador en las negociaciones entre la empresa y sus bancos acreedores, y mantiene contacto permanente con el Gobierno francés, accionista mayoritario de France Télécom.

Los consumidores demandan a Orange

La asociación de defensa de los consumidores UFC-Que Choisir cursó hoy una demanda contra Orange, filial de France Telecom, por abuso de posición dominante. La demanda, similar a la presentada por el tercer operador francés de móviles, Bouygues Telecom, es una respuesta a las nuevas tarifas de Orange, que prevén un sobrecoste para las llamadas a abonados de sus competidores, SFR y Bouygues. Orange anunció que a partir del próximo día 15 facturará por segundo de comunicación (en lugar del sistema actual de un primer minuto, y luego por tramos de 30 segundos). Pero, en contrapartida, aplicará un suplemento de 0,002 euros por segundo a las llamadas hechas a abonados de SFR y Bouygues. Para UFC-Que Choisir, este cambio va a suponer "un aumento inaceptable de precios para un gran número de abonados" y llevará a abonados de Orange a presionar a sus allegados para que se cambien de operador y se suscriban a esta firma. Orange afirma que habrá muchos más ganadores que perdedores con el nuevo sistema y que todos ellos se beneficiarán de más tiempo de comunicación adicional. UFC-Que Choisir ha pedido en su demanda la suspensión inmediata de la aplicación del sobrecoste de las llamadas a abonados de SFR y Bouygues, una petición igual que la presentada hace una semana por este último.