Bolsa de Madrid

El Ibex rebota hasta situarse al filo de los 6.300 puntos

El mercado madrileño ha mantenido durante toda la jornada el repunte con el que abría la sesión, hasta acumular unas ganancias del 2,48% al cierre, situándose en los 6.295,7 puntos, pese al poco volumen negociado.

Las buenas noticias procedentes de empresas del sector del automóvil han favorecido, según los expertos, la corriente compradora tras las caídas de la jornada precedente. Así, BMW comunicaba un aumento de las ventas del 21% en agosto, frente a las cifras del año pasado. Además, el fabricante germano-estadounidense DaimlerChrysler ha explicado que el plan de reducción de costes que lleva a cabo la compañía está siendo beneficioso para su cuenta de resultados. En este contexto, Francfort se revaloriza un 1,53%, París llega al 3,12%, y Londres gana un 2,61%.

De vuelta a Madrid, el Ibex ha cerrado con casi todos sus valores en positivo; entre las tres excepciones, sólo las pérdidas de Ferrovial, un 1,4% abajo, resultan significativas, ya que tanto Altadis como Gas Natural ceden un mínimo 0,4%. En cabeza de los avances, los dos grandes bancos, que recuperan así los importantes retrocesos de ayer. SCH y BBVA lideran las ganancias con un 4,1% y un 4,5% respectivamente. Telefónica avanza un 2,6%, mientras Repsol, que ayer se mostró plano durante buena parte de la jornada, lo hace con un 3,1% más. Endesa, por su parte, suma un 2%.

Pese a las subidas, los inversores mantienen su cautela, y mientras realizan compras selectivas, siguen centrando su atención esta semana, en los indicadores que les hacen dudar de la salud de la economía y en las malas previsiones empresariales que, según los analistas, se suman al ambiente prebélico ante un posible ataque de Estados Unidos a Irak aderezado con el aniversario de los ataques terroristas del 11-S, que mañana retrasarán en una hora la apertura de sesión en Wall Street.

La sombra del 11-S

El temor a nuevos atentados coincidiendo con el primer aniversario del 11-S, que se cumple mañana, se mantiene en el ánimo de los inversores y, junto a otros factores, impide a los principales índices bursátiles internacionales salir de niveles de principios de 1998. El índice de referencia de la Bolsa española, el Ibex 35, llega a esta trágica fecha en pleno esfuerzo por mantener los 6.000 puntos, 500 menos que la cota a la que descendió en los días posteriores a los atentados de Al Qaeda, la organización armada liderada por Bin Laden, y una vez iniciada la campaña bélica en Afganistán. Diez días después del derribo de las emblemáticas Torres Gemelas y el impacto en el Pentágono, las Bolsas sufrieron uno de los mayores descalabros que se recuerdan y el Ibex cedió hasta los 6.498 puntos, un nivel que había abandonado en 1998. Los expertos se esforzaron en señalar entonces que ese era el suelo de las Bolsas y que los efectos económicos de los atentados no eran tan desmesurados como en un principio se evaluó, algo que fue entendido como que la recuperación era inmediata. Pero la evolución bursátil no ha venido definida por las previsiones que manejaban entonces los analistas y en estos momentos, y con millones de familias con sus ahorros atrapados en Bolsa, hay otros factores que influyen negativamente en el comportamiento de los mercados.