Finanzas

Los créditos morosos vuelven a rebasar los 6.000 millones

Al finalizar el mes de junio, las entidades financieras tenían un volumen total de créditos morosos de 6.104 millones, 647 millones más que a principios de año, según datos del Banco de España.

Esto supone que la tasa de morosidad del conjunto del sistema financiero se encuentra en el 0,98%, cuando en diciembre del año pasado se situaba en el 0,93%, según las mismas fuentes. Este incremento no puede atribuirse sólo a la expansión del crédito -que en el primer semestre creció en un 6,8% hasta alcanzar 626.050 millones de euros- sino también al debilitamiento de la actividad económica, como prueba el hecho de que la morosidad creciera a tasas más elevadas, el 11%.

La última vez que el sistema financiero bajó del listón de los 6.000 euros de morosidad fue en junio de 1999, cuando la tasa de créditos impagados alcanzaba el 1,42%. Lejos quedaban ya las cifras de febrero de 1994, cuando la crisis de Banesto hizo que la morosidad en España alcanzara su máximo histórico, el 8,69%, con un total de créditos impagados de 19.568 millones de euros, según las cifras del Banco de España.

A lo largo de los primeros meses de este año, el volumen de préstamos impagados ha ido creciendo paulatinamente, hasta que en mayo se superó los 6.000 millones, en concreto 6.064 millones, nivel que se incrementó en el mes de junio. Aunque estas cifras recogen todo el sistema financiero, la evolución de bancos, cajas y cooperativas de crédito ha sido distinta en los últimos meses.

Actualmente, la tasa de morosidad más baja se encuentra en el sector de cajas de ahorros, con un 0,92% en el mes de junio, frente a 0,90% que tenía a finales de año. Las cajas han sido además las más activas en la concesión de préstamos, que en el primer semestre aumentó en un 9,9% hasta los 286.355 millones de euros, mientras que los morosos aumentaron en un 12% hasta los 2.620 millones. Los bancos se contuvieron más en la expansión del crédito, que sólo se elevó en un 3,9% en el primer semestre, hasta los 306.687 millones de euros, mientras que los créditos morosos se incrementaron en un 10,9% hasta los 2.957 millones de euros. Con estas cifras, la tasa de morosidad de la banca se situaba a finales de junio en el 0,96%, frente al 0,90 del cierre del año pasado.