Navieras

El PSOE e IU piden explicaciones por la privatización de Trasmediterránea

La privatización de Trasmediterránea ha levantado ya las primeras ampollas. El PSOE ha pedido al Gobierno que entregue al Parlamento los cuadernos de venta y las ofertas de compra recibidas por la compañía y ha exigido transparencia en el proceso de privatizaciones, ya que considera que se ha beneficiado 'a los amigos del PP' y a un ex ministro como Abel Matutes.

El diputado y portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Jesús Caldera, denunció ayer que con la adjudicación de Trasmediterránea al consorcio liderado por Acciona y participado por Abel Matutes, la Caja de Ahorros del Mediterráneo y las navieras Aznar y Armas, el transporte entre las islas y la Península estará 'en manos de Matutes'. Caldera añadió que, tras esta operación, no habrá competencia posible, ya que las otras navieras que cubren este trayecto, Piltra y Umafisa, pertenecen al grupo empresarial del ex ministro del PP, mientras que Balearia tiene acuerdos comerciales con la compañía de Matutes.

El presidente de Armas, Antonio Armas, dijo que la presencia de su empresa en el consorcio es 'minoritaria y más testimonial que otra cosa' y negó que vaya a crearse ningún 'pool marítimo' como ha denunciado el PSOE, informa José Luis Jiménez desde Las Palmas.

El PSOE calcula que el 90% del transporte marítimo con el archipiélago balear estará controlado directa o indirectamente por la compañía del ex ministro. En el caso de Canarias, el porcentaje se sitúa en el 80%.

Por su parte, IU calificó la privatización de Trasmediterránea de 'inmoral' y de 'un auténtico escándalo, legal, pero escándalo al fin y al cabo, del Gobierno y del PP'. En este sentido, dijo que pedirá la comparecencia del responsable de Hacienda, Cristóbal Montoro, para que informe de esta operación. También acusó al PP de 'clientelismo y amiguismo'.

Ante estas declaraciones, el presidente de la SEPI, Ignacio Ruiz-Jarabo, explicó que, de comprobarse una posición de dominio, serán las firmas compradoras las que deberán modificar su negocio para eliminarla y añadió que ofrecerá a Competencia la información necesaria para analizar la situación. También reiteró que no se ha vulnerado la Ley de Incompatibilidades al adjudicar la naviera a un grupo en el que participa como socio un ex ministro.

Quienes sí se han mostrado satisfechos han sido los sindicatos CC OO y UGT, ya que no prevén 'que haya ningún problema para el mantenimiento del volumen total de empleo', señaló el secretario general de la Federación de Transportes de CC OO, Javier Jiménez. æpermil;ste recordó que el consorcio se ha comprometido, como mínimo, a mantener la plantilla fija.

El grupo adjudicatario entregó ayer a la SEPI un cheque por valor de 64,7 millones de euros, correspondiente al 25% del precio que pagará por Transmediterránea.