Bolsas en el mundo

Wall Street recupera el 6,35% y el Nasdaq, un 4,96%

Sesión de alivio y recuperación en las Bolsas estadounidenses. Los índices arrancaron con una fuerte tendencia a la baja, pero pronto comenzaron a remontar. Los fuertes niveles de sobreventa, las buenas noticias que llegaron de algunas compañías y acuerdo del Congreso para endurecer las leyes contra el fraude se recibieron con optimismo en los mercados.

El arresto del fundador de Adelphia Communications, de dos de sus hijos y otros antiguos ejecutivos de la compañía, acusados de fraude tras llevar a la empresa de cable a la quiebra, también inyectó cierto alivio. El Dow Jones avanzó un 6,35%, el mayor alza en casi 15 años, y pudo recuperar la cota de los 8.000. El Nasdaq, más lento en reaccionar, se anotó un 4,96% gracias al sector informático. Pocos expertos, sin embargo, se atrevían a apostar por la sostenibilidad del rebote.

Las noticias que llegaron al mercado evitaron otra sesión de pánico. La implicación de la banca en el caso Enron supuso un duro golpe para el sector la víspera, pero ayer JP Morgan trató de calmar a los inversores al defenderse de las acusaciones del Congreso. La directiva anunció además la compra de acciones del banco. Recuperó un 17% y Citigroup mejoró un 7,96%.

Exxon ganó un 9% favorecida por una recomendación de fuerte compra por parte de Bank of America.

Merck (+7,45%) también destacó. La farmacéutica aseguró que recomprará 10.000 millones de dólares en acciones y aumentará el dividendo.

La historia se repite. Pánico vendedor y altas dosis de volatilidad. Las Bolsas europeas no parecen encontrar suelo y ayer sufrieron la cuarta sesión consecutiva de fuertes pérdidas. Unos resultados empresariales que no acaban de mejorar, malas perspectivas y la implicación del sector bancario estadounidense en los escándalos financieros supusieron una mezcla explosiva para los mercados.

La fuerte caída de Wall Street en su apertura aceleró aún más las pérdidas y las Bolsas llegaron a tocar niveles desconocidos desde 1997. Al cierre, las caídas se suavizaron, aunque los retrocesos oscilaron entre el 1,45% y el 4% en las principales plazas, a excepción de Alemania, que subió un 3,32% favorecida por su horario extendido.

La presentación de resultados trajo pocas alegrías y las cuentas de ABB le costaron una caída del 19,45%. La empresa anunció una inesperada caída de beneficios del 62% en el primer trimestre.

Las alertas sobre resultados también pasaron factura. Siemens advirtió que espera menores ingresos por la caída de pedidos aunque subió el 0,8% gracias al rebote del Dax. ST Microelectronics, que espera una modesta mejora de beneficios, no ayudó. La francesa cayó un 4,72%. La empresa de software Business Objects (-10,15%) sucumbió tras una alerta.

Akzo Nobel (-9%), otra azotada, espera unos resultados 'ligeramente menores' a los de 2001 en el ejercicio actual. La biotecnológica Serono revisó a la baja su previsión de beneficios y cayó el 0,63%.

Las aseguradoras continuaron fuertemente presionadas. La suiza Zurich Financial (-20,1%) se desplomó después de que su rival Prudential (-1,3%) anunciara una caída de beneficios del 15% en la primera mitad del año. Esta noticia se suma a las alertas sobre beneficios de Fortis (-2,13%) y Aegon (-10%) a comienzos de semana.

Un representante del FMI confirmó ayer que el país no recibirá nuevos créditos para financiar su deuda de 333 millones de dólares. La Bolsa, pese a todo, ganaba un 2,28% a poco del cierre, animada por el rebote de Wall Street. El real, sin embargo, caía hasta 2,93 dólares por unidad.

Las Bolsas asiáticas sucumbieron a la presión vendedora que azota a los mercados mundiales. El Nikkei perdió el 2,62% y se situó por debajo de los 10.000 puntos por primera vez desde febrero. Hong Kong cedió un 3,31% y Corea, el 2,97% mientras se registraron caídas similares en la región.